Poesías, relatos, cine, música... Un remanso en medio de este apocalipsis (grupo EFDLT)

lunes, 31 de enero de 2011

De cómo y cuándo supe el porqué (IV). La madre (cont..)

MAMÁ.- Las claves de tu vida es un puzzle que sólo tú podrás completar. Pero te ayudaré a organizar las piezas en las que yo aparezco. Empecemos, por ejemplo, por analizar el origen de tu machismo.

JUAN.- Yo no soy machista, al menos ideológicamente, pero si en la práctica me asoma algún atisbo de machismo tengo muy claro que es por tu culpa, en ese sentido me malcriaste, incluso hubo períodos en que puse algo de resistencia, aunque reconozco que caí rendido ante la comodidad y el tiempo virgen que se me brindaba. Que ahora admita que lo desaproveché no tiene relevancia alguna.

MAMÁ.-Bien, admitamos que te educaste en un ambiente machista. ¿Aún mantienes ese argumento para justificar que lo sigues siendo, verdad? Supongo que si te diste cuenta hace tiempo de mi nociva influencia, has tenido el tiempo suficiente desde tu infancia para corregirlo con creces, y ahora no tendrás el más mínimo roce con Eva por ese motivo.

JUAN.- ¿Influencia de mi infancia? Si me he casado con treinta y tres años, ese influjo aflora sin avisar, me sorprendo, a veces, a mí mismo aletargado en su voluptuosidad, júzgame por el grado de esfuerzo que empleo para combatirlo y no porque todavía esté ahí. Y sí, sigo discutiendo con Eva por ese motivo, aunque la mayoría de las polémicas son por causas totalmente injustificadas, más bien por la intolerancia que demuestra alguien que se cree liberada, como si eso fuera posible para alguien que tiene que limpiar lo que ensucia. El simple hecho de que una persona tenga un leve, intermitente e involuntaria reminiscencia de su pasado no le da derecho a nadie a dudar constantemente de él.

MAMÁ.- Tienes razón pero, ¿cuántas veces has ejercido ese papel de víctima indefensa, conscientemente o no? Y has escurrido el bulto sin que nadie te lo reprochara, aprovechándote para hacer lo que te viniese en gana.

martes, 11 de enero de 2011

Algo


Algo nos sobrevuela expectante esta noche.
Como cuando sólo la posibilidad de
encontrarnos era suficiente, pero distinto.
Nos espía tras las plantas de los parques
mientras paseamos abrazados por este
agosto dilatadamente sereno. Parecido al
de siempre si no fuera por nosotros.
Recuerdas aquellas miradas que nos
asignaban prosaicos futuros, pues diferente.
Jamás volveremos a sentirnos así,
al menos ahora, peor aún, jamás lo sabremos.
Cómo saber de qué forma concreta habría
de seguir tocándote, diciéndote o quizás,
abandonándote en el sosiego, envueltos en
esta brisa que nos exfolia el ahora
sobrante,
para seguir sumergidos en esta leve paz,
en este injustificado solaz que a las
sombras de todos los tiempos reúne y encela.
Justo después de confesarlo no sé ni por
asomo lo que estoy diciendo pero,
sé que más de los que pienso lo sienten
en este momento preciso, pero disímil.

martes, 4 de enero de 2011

La Creación


Y el hombre bautizó con sangre de Cristo destilada el nuevo tiempo concedido. Tuvo a bien llamarlo de la forma prevista según la tradición de cada secta (2011, 5771, conejo, etc.). Lo colmó de pretenciosas y egocéntricas expectativas personalizadas. Pidió perdón por todos sus diabólicos antecedentes, para lo cual creó la iglesia, y se absolvió a sí mismo.


—El primer día quiso dejar claro que la luz era el camino redentor, y que la noche las tinieblas para el alma. Que la celebración de la noche anterior había sido el último alarde de despilfarro e insolidaridad permitido en el camino a la salvación pero, estaba tan agotado que lo dispuso todo para concederse una mínima tregua, que terminó convirtiéndose en la continuación diurna de los fastos conmemorativos perpetrados en las incipientes sombras del nuevo año. Así empezó el hombre a crear su nuevo destino. NEMA (así no sea)

                                                                             

Related Posts with Thumbnails