Poesías, relatos, cine, música... Un remanso en medio de este apocalipsis (grupo EFDLT)

jueves, 16 de febrero de 2017

Cuentos eróticos: Pasión de metro (II)

Quien dice los pies llega de soslayo hasta la cintura, sus botas negras de medio tacón y hebillas heavy daban paso a unas piernas propensas a la infinitud, en esa justa proporción entre la esbeltez y lo robusto, no podía imaginar unos leggins mejor adaptados y creando formas más adictivas que el vaquero negro que ella llevaba como invitando a soñar en paraísos y aquelarres. No me parece muy correcto hablar de su culo, pero ocultarlo como si fuese un culo más de un mundo con seis mil millones de culos me parece un acto de desconsideración y frivolidad supina. ¿Qué significado tendría que Dios o el azar pusiese en la tierra unos glúteos de esa magnitud al alcance de tu mirada si no pudieras dar gracias por ello en voz alta compartiendo ese hallazgo casi mitológico con tus seres más cercanos y masculinos? Su cuerpo lo modelaba y abrigaba una camiseta elástica blanca y una cazadora negra con cientos de cremalleras de plata desabrochada lo justo para imaginar unos pechos sin fronteras de una redondez geométrica universal. Pero lo que realmente deslumbraba de ella, lo que hacía que a los dos segundos uno se preguntara como se atrevía a contemplar aquella maravilla sin merecerlo, sin ser un príncipe encantador o un héroe de leyenda, era su cara, el rostro de aquella muchacha del metro era la guinda que encumbraba la creación del mundo, la cima de belleza, de la armonía de sus piernas adentrándose en su culo, de la órbita hipnótica de sus pechos asomando a la luz. Era la confirmación de que hay algo grandioso que ha de conjugar ciertas cosas para dotar de imaginación y esperanza al resto de lo vivo…   




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails