Poesías, relatos, cine, música... Un remanso en medio de este apocalipsis (grupo EFDLT)

miércoles, 18 de septiembre de 2013

Lecciones para niños sobre animales: La vaca


La vaca es un animal mamífero, eso significa que las crías nacen de la barriguita de la madre y se alimentan de su leche, igual que vosotros y muchos de nosotros. También son mamíferos los perezosos, las focas y los burros. Si las crías de vaca fuesen igual de listas que ustedes y algunos de nosotros, intentarían permanecer mamando siempre.
Tiene cuatro patas acabadas en dos dedos muy duros llamados pezuña, con ellas puede caminar por todo tipo de terrenos sin hacerse daño, son como vuestros zapatos y como los nuestros, pero sin bonitos e incómodos tacones. Al final de la espalda, un poco más arriba del culete, lleva colgando la cola o rabo, que termina en una escobilla de pelos, la utilizan casi siempre para espantar moscas y todo tipo de insectos. Ni vosotros ni nosotros tenemos rabo para espantar insectos porque usamos las manos para echarles venenos con una pistola de agua.
Su cabeza es grande porque, además de ojos, boca, nariz y orejas, debe sostener dos cuernos que le salen de la frente y que son para defenderse, en algunos tipos de vaca no se ven, pero eso no significa que no los tengan o que no los hayan tenido alguna vez, igual que todos nosotros.
La vaca es herbívora, solo se alimenta de hierba y, aun así, está muy gorda debido a que come mucha y muy despacio, así su gran estómago puede aprovechar todo el alimento, es igual que lo que hacemos nosotros y haréis ustedes en el McDonald´s, pero masticando. Nosotros y vosotros podemos ser herbívoros si lo aguantásemos, pero lo normal es que seamos omnívoros, que quiere decir que comemos de todo, vegetales, pescado y, sobre todo, vacas. Otros animales omnívoros son los cuervos, las ratas, y los cerdos.
Sí, niños, domesticamos las vacas hace muchos años para poder bebernos su leche, comernos su carne, y utilizar su piel para hacer ropa, bolsos y todo tipo de adornitos para el cuerpo. Ahora no podrían vivir en libertad ya que las hemos protegido y alimentado tanto que su cuerpo se ha convertido en algo gordo y torpe, que no recuerda como correr ni defenderse, por eso nos necesitan para sobrevivir hasta que nos las comamos.
Lo único bueno para el resto de los animales es que comiéndonos las vacas no amansamos y matamos a otros que todavía viven libres entre gentes que le echan fotos sin parar. Además, ellas no saben que nos las vamos a comer, y aunque desearan morir, no sería porque supiesen que algún día todos lo haremos.
La vaca es la casa de todos los dioses del hinduismo, que es la religión de muchas personas que viven muy lejos de aquí. Allí la quieren y le rezan como si fuera un angelito del cielo, igual que ustedes y muy pocos de nosotros.
Pero que no os den pena nuestras vacas, gracias a nuestro mal comportamiento, ellas, como ustedes, y todo lo inocente, irán al cielo por una puerta muy grande y bella. Un cielo donde sólo se come estrellas de caramelo, nubes de azúcar, y soles de limón. Amén
                          

                    



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails