Poesías, relatos, cine, música... Un remanso en medio de este apocalipsis (grupo EFDLT)

A LA VENTA EN AMAZON

A LA VENTA EN AMAZON
A LA VENTA EN AMAZON

viernes, 28 de septiembre de 2007

El destierro



Nunca me siento más desterrado de ti
que cuando olvido lo que callas,
y sólo atiendo a la fría ambigüedad
de las palabras autocensuradas
que por mí regurgitas acariciadas.

No es fácil la simbiosis entre tus fieles
expectativas y mis egocéntricas soledades.
Lo sabes muy a pesar mío, amarga fruta
te ofrezco a cambio de arte.

Perdóname otra vez y volverás
a padecerlo, y te amaré aun desde el
olvido,
en la fría celda donde violo al silencio
intentaré perpetuarte sombra.

No dudes jamás en zarandear las
invisibles ramas que nunca me
florecieron imaginándote, están ahí,
latentes, aletargadas en la mediocridad
de esos días invisibles.

Siempre han estado; delicados brotes que
sólo atienden al abono de tus grandes ojos
marrones; para nacer alimento, colores,
sonidos y sabores; con el único fin de
de saciar cada impulso de tus sentidos,
y redimir así las feroces ausencias
que mi amor te inflinge.

miércoles, 26 de septiembre de 2007

Los mundos de Raúl (VII)

Raúl y el exterminio de los Likos

…Durante la comida no hizo otra cosa que darle vueltas al problema, fue en el postre cuando reconoció que era imposible salir airoso de esa situación, a no ser que se jugara la última carta en sus sueños. Terminó de comer rápidamente para ganar tiempo, le dijo a sus padres que estaba muy cansado y que iba a su cuarto a dormir la siesta. En cuanto llegó a su habitación pensó en su problema como si de una de sus historias se tratase, con la intención de, una vez dormido, poder soñar con una posible solución. Pero había un inconveniente, en sus fantasías no se hacían distinciones entre lo posible y lo imposible; igual salía de un aprieto a base de ingenio, que podía solucionarlo haciendo uso de una varita mágica, o bien por medio de algún poder sobrenatural otorgado por quién sabe qué hechicero. Sus padres no lo dejaban nunca dormir más de dos horas de siesta, así que puso el despertador para dormir sólo una hora, y tener otra para ejecutar la solución que le aportaría su sueño.
Una vez dormido empezó a soñar. Ya no era dueño de sus actos, y por supuesto, como nos ocurre a todos, no era consciente de estar en un sueño, ni sabía que le iba a acontecer. Se encontraba en el tejado de su casa, con el pijama puesto a plena luz del día, Raúl se preguntaba como diantre había ido a parar allí…

lunes, 24 de septiembre de 2007

Metamorfosis


Cuando socorres a mi debilidad,
el sol llueve cálidamente e impregna
mis manos con tu sabor a perpetuidad.

Cuando obvias mis miserias,
ese agua subterránea e integradora
germina en mis sentidos, y miles de
lúbricas prolongaciones se movilizan.

Cuando consideras a mi instinto
depredador, mi alma húmeda florece
enredándose por todo tu cuerpo,
reconociendo a cada célula que está
en disposición de albergarme.

Para este fin me creó la vida;
remontar el acogedor torrente
que tu desnudez apasionada,
como progresivas estancias para
alcanzar la gloria, me brinda.

Metamorfosis en la que llego
a reinar en el tiempo de lo divino,
y en el espacio de lo esencial.

viernes, 21 de septiembre de 2007

Un cortijo andaluz: Francisco el de la huerta (III)

…Interrumpiendo uno de los improperios en forma de lamento donde Antonio recordaba el origen bastardo de todos los antepasados de su inquisidora muela, Francisco se atrevió a recomendarle una posible solución para atajar de raíz su calvario. Nos reveló como un día, hace ya muchos años, tantos que casi era joven y sin manchas oceladas en la piel, recogiendo algodón una mañana de septiembre y bajo los efectos paranoides de un insoportable dolor de muelas, decidió, desesperado, tomar un trago del gas-oil que en garrafas llevaban los tractores que transportaban los remolques, llenos con los sacos de algodón y sudor recolectados a mano por el pueblo andaluz. Mantuvo el combustible bañando la pieza endemoniada durante varias horas, alentado por la reacción analgésica que fue provocando. No se lo podía creer, poco a poco el dolor fue remitiendo hasta desaparecer casi por completo, que de hecho, era el estado habitual de salud de su boca. Al otro día, con el corazón aún manifestándose sobremanera en su escalonada dentadura, repitió el tratamiento, y fue descubriendo mientras trabajaba cual debía ser su correcta dosificación. Francisco nos aseguró con el convencimiento de un resucitado, que al cabo de una semana manteniendo durante varias horas en cada jornada el gas-oil rodeando la muela, el dolor desapareció por completo, y que jamás volvió a resentirse de ese impío mal…

jueves, 20 de septiembre de 2007

jueves, 13 de septiembre de 2007

Una semana humanizándome

Os dejo unos días, visitaré Cuenca, Toledo, Segovia, Salamanca, Ávila y Cáceres, todas ellas declaradas patrimonio de la humanidad, con la sana intención de formar parte de esa humanidad que ha disfrutado recorriendo sus calles. Gracias a todos de antemano por esperarme. Un saludo, gracias, y hasta luego.

miércoles, 12 de septiembre de 2007

Cuando te abres

Intenté tantas veces dibujárosla;
aquella locura blanca de jugosa tez
y rosada estancia, dictando
sentencias de muerte y de gloria,
acumulando adictos terminales
cuando surgía inmisericorde,
como esperando invitados.
El paraíso se vislumbraba
húmedo y carnoso por el
camino a sus entrañas.
Alzando vellos y músculos
a su paso idílico, hacia bullir
el alma, germinar la dicha,
reventar y esparcirse a la esperanza.

Concentrabas el júbilo del mundo
en tus palabras entrecortadas, en el
cristal líquido de tus ojos inseminados.
Por toda tu cara deformada
de placer se inflamaba la luz,
y se forjaban la bondad y la poesía
que pudiese albergar cada átomo.

El recuerdo de ese milagro tuyo,
engalana a los terribles espectros
que quedan libres de tus silencios.
Me recoge del ostracismo que
promueve el desdén de mis sentidos.
Me mantiene como el agua o el aire,
como un cordón umbilical, a la vida.

Cuando te abres al cielo agradeciendo
estar viva, llega a mí toda la vida
de repente, delimitas mi esplendor
a tu presencia, circunscribes la armonía
que me pueda quedar, a tu sonrisa.

lunes, 10 de septiembre de 2007

Mi necesidad



Adopta a mi necesidad;
acógela en tu estela
de restos vitales,
deja que impregne su
mísera fe con los dones
sobrantes que tu existencia
constantemente desprende;
esos que hacen inevitable
sucumbir a la esperanza;
sutiles milagros agotados que
aún eclosionan de gracia,
y que en su adiós bañan en
aromas a la tierra y al aire,
al mar, y a todas y cada una
de las limitaciones del alma.
Déjala morar en tus cabellos
cuando el viento los oree.
Permite que releve a tu sombra
cuando la noche la sacrifique.
Admítela siempre a tu antojo,
hasta que merezca colonizar
sin premura ni pecado, tu vientre.

viernes, 7 de septiembre de 2007

Los mundos de Raúl (VI)

…Raúl no podía contarles la verdad a sus padres, implicaría desvelar su secreto, y aunque así lo hiciese, ellos no le creerían, pensarían que era una excusa demasiado rebuscada para ser cierta. Así que Raúl improvisó;
- Cuando cruzaba el puente, justo a la mitad, observé que había unos tableros sueltos por un extremo, no sabía si seguir avanzando saltando por encima de ellos, o dar media vuelta y buscar el siguiente puente para cruzar, entonces pensé que podía haber detrás más tableros defectuosos, y que al caer del salto sobre ellos, podrían partirse. Así que seguí caminando hasta el otro puente-.
- Muy bien, quiero que nos disculpes por haber dudado de ti, dijo la madre, con un tono más bien irónico que no le gustó nada a Raúl. Ahora vamos a comer, dormiréis un poco, y luego iréis tú y tu padre a reparar todos los tableros defectuosos que tenga el puente-.
Lo sabía, pensó Raúl mientras entraban en la casa para almorzar, no se han creído ni una palabra, se me ha de ocurrir algo rápidamente, si mi padre descubre que les he mentido de nuevo, el fin de mi castigo coincidirá con el día de mi jubilación…

miércoles, 5 de septiembre de 2007

Apocalipsis


No hay nada más apocalíptico
que hallarme tu sonrisa; paradigma
de la resurrección y génesis de la
felicidad, sometida a los avatares
de esta vida infiel y a menudo hedionda,
en el preciso instante en el que sólo su
aparición podría disuadirme del holocausto
a lo que todo lo demás me condiciona.
Envuelto en este aciago tiempo, es el
momento justo donde, o me sonríes, o me
condenas.

lunes, 3 de septiembre de 2007

La causa de la belleza



Una vez más el atardecer ha
desterrado
mi vínculo con la vida.
De nuevo el silencio desocupa
mi razón hasta olvidar el mundo.
Y esa calma como muerta que me habita;
ebriedad que me resume a descubrir
la más somera señal de que puedas
estar a punto de abrir tus fauces,
me obliga a poblarte.
Las sombras mimetizan mi piel
con el blanco desierto por donde
retumban tus latidos arrítmicos.
El misterio avala a mis manos aladas,
tomando poco a poco tu forma cálida,
mientras la noche cae sin remedio y
sepulta en el sol, los intentos de tus
sentidos por mantenerse sin
fugas
ni
fallas.
Al fin caes en la histeria del hambre;
y devoras y deshaces, y formas parte
de cada átomo que sucumbe, de cada
imagen sagrada que se erige.
Al fin somos la causa de toda la belleza,
el por qué de los dioses.

Related Posts with Thumbnails