EL FIN DE LOS TIEMPOS

Poesías, relatos, cine, música... Mi jardín en medio de este apocalipsis (grupo EFDLT)

martes, 19 de agosto de 2014

Cuentopoemas

Soy un halcón peregrino lanzándose en picado sobre el comedero de la jaula; una ardilla buscando nueces en los postes eléctricos; Una ballena azul en un mar de plásticos; soy un refugiado en mi propia ciudad.
Espero que quienes leáis esto os consideréis mejor ubicados...

Yo intento denodadamente convertir este lugar en un jardín donde relajarse y sentir...



domingo, 10 de agosto de 2014

Amor inmortal

Compraría con años de mi vida (reconozco que si tuviese setenta años quizá no me lo permitiría) el tener así, de repente, la capacidad tanto técnica como artística para interpretar con la perfección y delicadeza que lo hace Li Yundi a Chopin.
Realmente sueño con ello. Hacer arte a estos niveles debe ser una experiencia multiorgásmica...

 

lunes, 14 de julio de 2014

En busca del Más Allá

A quien me convenza de la inequívoca existencia de un Más Allá, de que la vida no termina con la simple muerte de unos órganos. A quien desde esa paz inaudita me muestre el destino y el motivo de nuestra presencia aqu...í y ahora, prometo intentar estarle eternamente agradecido. El resto de mi vida terrenal, de eso sí le ofrezco garantías, incluso lo veneraría convencido de su origen divino.
No es mi intención que apreciéis en este texto matices cómicos o tal vez frívolos. No hay nada, en la mayoría de las ocasiones donde pienso, que me interese y perturbe y desasosiegue más que no saber cuál es el porqué de nuestra vida, alma, consciencia...
Os ruego encarecidamente auxilio existencial. No puedo prometer sacrificio físico pero sí moral y/o emocional si es preciso.
Os espero con el futuro en vilo. Abandonado por completo a la incertidumbre de la salvación.
Gracias

jueves, 3 de julio de 2014

De la política, gusanos y mariposas

La historia se repite; los ciclos climáticos se alternan;
todo lo que hoy se erige esplendoroso, tarde o temprano, muere; los imperios se corrompen; las civilizaciones entran en decadencia y se extinguen
; los hijos terminan siendo padres; la nieve se derrite; el agua se evapora; el fuego se consume.
Todo pasa por todos sus estados para que el mundo sobreviva y gire.
Todo menos el odio que se profesan, en este país, la izquierda y la derecha. Anclados en el rencor, su ciclo se agota, y no tienen otro estado en el que transformarse y sobrevivir. Nunca más mostraran al sol sus mejores galas como una mariposa monarca que nace esplendorosa y sin antecedentes cada verano tardío.

Antonio Ruiz Bonilla
 

jueves, 19 de junio de 2014

Déjame entrar


Os recomiendo esta película . Una escalofriante historia con la que disfrutar. Esta es la original, no la versión americana. Hacía mucho tiempo que no veía algo tan conmovedor como horripilante. He aquí...




lunes, 19 de mayo de 2014

Cronológica de un amor

Nos hallamos
Nos tuvimos nos perdimos nos encontramos nos reinventamos
Nos tenemos nos perdemos coincidimos rememoramos
Nos tendremos nos perderemos ¿cómo nos conjugaremos?
—Abandonados quizá al milagro de lo cíclico—
Nos hallamos…
 

lunes, 5 de mayo de 2014

Apocalipsis


 No hay nada más apocalíptico
que hallarme tu sonrisa: paradigma
de la resurrección y génesis de la
felicidad, sometida a los avatares
de esta vida infiel y a menudo hedionda,
en el preciso instante en que sólo su
aparición podría disuadirme del holocausto
a lo que todo lo demás me condiciona....

Envuelto en este aciago tiempo, es el
momento justo donde, o me sonríes, o me
condenas.

Antonio Ruiz Bonilla
del poemario "Poemas de amor inmisericordes
"

sábado, 19 de abril de 2014

Gabriel García Márquez —Buen viaje, Maestro—

Cuando leí "Cien años de soledad" por primera vez —es la única novela que he leído dos veces—, hace ya tantos años que no recuerdo si fue en esta vida, creí haberme descubierto entre los personajes de Macondo. Buen viaje, Maestro. Que tu magia impregne nuestros incrédulos días ocres ...



martes, 1 de abril de 2014

Abracémonos

Ahora os digo:
si aún no sabes qué, no dejes de buscar en ti.
Cuando tengas que elegir, elije la verdad.
Cuando hayas encontrado, actúa con pasión.
Si necesitas ser feliz, abraza sin especular.
Paradójicamente sólo con esta disciplina
seguiremos siendo inmunes a la deshumanización
que formamos y llamamos sociedad.


lunes, 17 de marzo de 2014

Voi che sapete che cosa è amor


Hoy me transita incesante “Voy che sapete”.
Me siento joven y afortunado admirador de tantas cosas…
Incluso contemplo maravillado el cielo urbano por
el hueco del patio entre potos y buganvillas,
y me recreo en la eterna ilusión de unas aves migratorias,
 en el desfile de esas nubes con formas apolíneas,
respiro profundo cerrando los ojos,
creo que la tierra me acepta ahora
como algo fundamental para el resto de su vida.
Fuera la gente de diario como zombis
coleccionamos días clonados…
Incluso hoy, refugiado entre arias de amor
y edenes prefabricados, ya tiende a recurrente.


lunes, 10 de marzo de 2014

Ángel y Ángela en sus manos



Se sentaron en la terraza de aquel café donde habían compartido tanta complicidad y entusiasmo. Ella miró al suelo fijamente, enfrascada en algo tan íntimo que se tornó inefable, él tomó sus frías manos con las suyas sudorosas.
Ella no levantó la mirada y él se marchó convencido de que era para siempre. Ella lo alcanzó antes de que el semáforo abriese un agujero negro entre sus almas —al menos, eso era lo que pensarían extraños como nosotros—. Le tiró sutilmente de la camisa como una niña perdida. Ángel se giró, la miró como si no la hubiese visto en siglos, con esa primera alegría súbita al ver a quien sabes que no dejarás de amar nunca y le dijo:

 
—¡Ángela! No sabes cuánto lo siento, jamás volverá a suceder.
—Lo sé, sobre todo porque no pienso darte de nuevo la oportunidad de hacerlo. Pero quiero que sepas que te he querido como no sabía que se pudiese, que eres maravilloso de tantas formas que siempre me imagino mejor contigo. Que te mereces hallar a alguien como tú y ser tan feliz como sea posible.

 
Ángel se quedó tan impresionado que cruzó la calle sin asegurarse de que tenía prioridad. Un coche con prisa lo atropelló cruelmente. Ángela, al intentar socorrerlo fue brutalmente golpeada por una moto de gran cilindrada. Ambos yacían agonizando en el asfalto, uno al lado del otro atinaron como último deseo a darse las manos. Parece que la vida no estaba dispuesta a ser el escenario donde su amor se traicionase.

viernes, 28 de febrero de 2014

Día de Andalucía "Soy andaluz"

Andaluz no se nace, se es, se siente. Un andaluz puede nacer donde quiera, en New York o en Pekín... Puede ser blanco, negro o amarillo... Ser ateo, musulmán, o cristiano…
¡Felicidades andaluces por ser como somos!

Este poema es mi modesta aportación para este día:

Soy andaluz


Soy andaluz, sé que podría haber sido toscano,
masái, neoyorkino o bosquimano, todos ellos
razonablemente felices sin haber anhelado jamás
Tartessos pero, ya que he sido aquí, entre carabelas y califatos,
dejadme fluir por la arena de Tabernas y el aceite
que baña a Cazorla, por las lágrimas de Boabdil
que recorren sin consuelo los jardines nazaríes,
y el aroma de los patios omeyas, por la sal y
 el sol cantado en la Triniá y el primigenio crisol
de libertad de la sirena de plata, entre el Tinto y el Odiel
desde sierra morena hasta el nuevo mundo.
Deseo discurrir en paz por el Guadalquivir hasta Hispalis.
Soy andaluz por un fantástico azar y a quién
corresponda imploro: permítame para siempre fluir así.




miércoles, 26 de febrero de 2014

Paco de Lucía es Andalucía

Ha muerto un grande de Andalucía, un Príncipe de Asturias, un Doctor Honoris Causa, un Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes… Tres días antes de su día, del día de Andalucía. Era un genio bueno y humilde como la tierra que lo disfrutó. Era de Algeciras, de Cádiz como Alberti, como Falla, como Manolo Sanlúcar, como Bonald el Camarón o Sara Baras, como de Paula o la Jurado… Era un gaditano universal con la medalla de Andalucía.
Es Andalucía

Aquí un vídeo con su gran amigo Manolo Sanlúcar, otro genio gaditano.


lunes, 24 de febrero de 2014

El escarmiento


Si logro aquí la aquiescencia de su boca,
la empatía del prodigio que emerge
cuando sonríe mirándome cómplice
ahora, mientras la observo recostada...

como llamándome a compás
de libidinosas muertes…
Los versos se
convierten en mis manos en
aullidos y maldiciones de animales
nocturnos y hambrientos.

Quisiera ser como pienso que soy cuando
no lo pienso demasiado.
Que fueses como siento que eres mientras
te sientas mejor bajo mi pecho.

La belleza siempre tan ambigua
excepto entre hilos de saliva.
La verdad tan austera como nunca
por los arrabales de la cordura.
Y lo que soy nunca encuentra
un lugar sereno dentro del tuyo.
La maldición de matarnos y
resucitar sin remedio, y sin saber
por qué, nunca escarmentamos,
es la única locura sensata
que conocemos para perdurar
en el anárquico milagro que
formamos: no escarmentar jamás,
mientras se expanda
el universo buscando nuestra
armónica cadencia por el cosmos,
no escarmentaremos.


 A la venta (dimeloya@outlook.es)

viernes, 7 de febrero de 2014

Reconocerme





No cejaré jamás en mi empeño de
reconocerme en tu deseo:
cuando pueblas lo infinito desde mi ombligo,
cuando inflamas lo inmenso y derrites
la nada
con solo una cadencia de lengua,
desgajándome sentidos en un
suicidio de saliva.
Cuando muertos vivimos en lo
eterno
 habitando utopías
propagados por esencias y hálitos,
 inextinguibles.
Es hora de saber el porqué
de este universo tan fantástico como
efímero



A la venta en Cuentopoemas

viernes, 31 de enero de 2014

Si me quieres


http://www.cuentopoemas.com/products/si-me-quieres/

Si me quieres te prometo que —siempre
que sea de esa forma precisa donde
todo lo demás va desintegrándose
avergonzado, o trata de adaptarse...
cardíaco
a nuestro rastro de vida edénica—,
te haré aquello que tanto echas de
menos porque, aunque nos reconozcamos
en cada ahogo, la saliva nos reinventa
sin cesar
y nos proclama inauditos y
majestuosos



A la venta en:  www.cuentopoemas.com




jueves, 2 de enero de 2014

Extraña de Pablo Navidad la (III)

y de su futuro. Con un impulso de rabia que incluso a él sorprendió les gritó: —¡quitad vuestras manos de mi piano, enanos ladrones!—. Aquellos seres se quedaron literalmente petrificados al escuchar la exigencia de Pablo. Todos se habían convertido en una escena de porcelana. Luego se miraron, fruncieron el ceño, algo les había enfadado.
—¿Enanos, nos has llamado enanos? Eres un niño muy maleducado, somos los admirados Elfos justicieros, encargados de dar una lección de humildad a los niños que no se merecen la Navidad —le contestaron los cinco al unísono—
Pablo bajó las escaleras sin saltarse ni uno de los veintiún escalones, lentamente, parecía urdir un nuevo plan en cada escalón que descendía. Llegó al salón, los Elfos volvieron a levantar el piano como si la proximidad del niño no les preocupara en absoluto.
—¿Por qué decís que no merezco la Navidad? Me encanta la Navidad, es la época del año que más me gusta —dijo Pablo angustiado—
Los Elfos no le respondieron, volvieron a coger el piano, lo subieron por la escalera, una vez en el pasillo de arriba lo volcaron sobre la barandilla. Pablo les suplicó que no lo hicieran, incluso intentó evitar que lo dejaran caer tirando de él hacia atrás pero la fuerza de los cinco Elfos era equiparable a la de cinco elefantes furiosos. Como era de esperar el piano se precipitó al vacío pero antes de llegar al suelo desapareció como si se lo hubiese tragado el mar, era pura magia lo que estaba viendo y no sabía si disfrutar de ella o salir corriendo. Los justicieros se dirigieron después a la habitación de Pablo, éste les seguía preguntándoles sin cesar a dónde habían enviado su piano y por qué. Los hombrecillos lo seguían ignorando, entraron en su habitación, desplegaron en el suelo una especie de gran mantel de picnic y comenzaron a echar en él todos los regalos de reyes que encontraron. Ni el propio niño recordaba con exactitud qué regalos eran de Navidad, cuáles de cumpleaños, del día de su Santo, o como premio a unas buenas notas del colegio. Pablo entendió por ello que realmente eran Elfos navideños y que, por alguna extraña razón, estaban castigándolo arrebatándole todos los regalos que le habían hecho  en esa entrañable y maravillosa fecha...

lunes, 2 de diciembre de 2013

Lecciones para niños sobre animales: La Hormiga


 
La hormiga es un animal de la clase de los insectos sociales, se llama así porque llegan a vivir en un mismo hormiguero millones de ellas sin enfadarse, cada una tiene sus deberes y los hacen sin protestar para que la colonia sea cada vez más grande y fuerte, una colonia es como un pueblo para las hormigas, ya que ellas no utilizan perfumes. También son insectos sociales las abejas, las avispas y las termitas. Nosotros también somos animales sociales, sobre todo animales, la mayoría vivimos en grandes ciudades, trabajamos juntos, estudiamos con nuestros compañeros en grandes colegios y, aunque a veces nos matemos, quememos los bosques y ensuciemos el planeta, nos necesitamos para presumir cuando conseguimos tener más dinero que el resto.
Estos insectos habitan por todo el planeta menos en la Antártida y en algunas islas donde hace muchísimo frío. Hay miles de especies diferentes de hormigas, y se cree que existen muchas otras en las selvas tropicales que aún no han sido descubiertas. Algunas especies comen plantas, otras carne e insectos muertos, pero la mayoría son omnívoras como nosotros, eso significa que cuando tenemos hambre somos capaces de comer cualquier cosa,  incluso cucarachas fritas, caracoles babosos, y narices de cerdo.
Las hormigas tienen un cuerpo alargado dividido en tres partes, su cabeza cuenta con unas grandes antenas que le sirven de nariz y para comunicarse con las demás, también tienen grandes mandíbulas para morder con mucha fuerza. Cuentan con seis patas repartidas por todo el cuerpo, en vez de huesos tienen una dura piel exterior que les sirve para sostenerse y protegerse. Pueden levantar hasta diez veces su peso, si nosotros tuviésemos su fuerza podríamos coger en brazos a una vaca o un camello, dos personas podrían levantar un auto en un lugar sin aparcamientos y ponerlo en una estantería  encima de otro.
Algunas hormigas tienen un aguijón, incluso veneno para matar a los animales que quieren comerse. Eso es así porque las hormigas fueron hace mucho tiempo avispas que perdieron sus alas porque les gustaba más la tierra que el aire para vivir. Nosotros fuimos hace miles de años monos que bajamos de los árboles, empezamos a comer carne y a andar a dos patas, terminamos siendo los más listos y los más malos con el resto de animales, plantas, incluso para nosotros mismos.
Las hay que hacen sus hormigueros debajo de la tierra, otras en árboles o casas de madera, también en edificios de ladrillos. En todos los lugares donde pueda llegar una reina y poner sus huevos.
Las hormigas pueden ser obreras o soldados, que son la mayoría y que se encargan de mantener, defender, y traer comida al hormiguero, también cuidan a la reina y a las larvas o crías, son como los trabajadores de nuestras fábricas o nuestros campos pero sin el sueño de poder algún día ser ricos con la lotería. Otras son reinas, las madres de toda la colonia, ponen cientos de huevos sin parar, sólo descansan en invierno. La tercera clase son los machos, que lo único que hacen es meter dentro de la reina las semillas para que ésta fabrique los nuevos huevos para que nazcan miles de hormiguitas más, vuestros papás también son machos y a muchos le gustaría dedicarse también sólo a eso. La reina y los machos son más grandes que las obreras, además, durante unos días le crecen alas para que puedan volar lejos y buscar otras tierras donde vivir y crear nuevas colonias.  

lunes, 25 de noviembre de 2013

El jardín de las Hespérides


El Jardín de las Hespérides era un huerto que la Diosa Hera tenía en occidente. Hay numerosas hipótesis sobre la ubicación de este vergel pero, a mí, por mi condición de andaluz, me gustaría que ésta fuese la más acertada y aceptada:
Según algunos poetas y geógrafos se situaba en el norte de África, concretamente en Tartessos, lo que hoy conocemos como el Valle del Guadalquivir, en Andalucía. Las Hespérides eran tres ninfas, Hesperatusta, Egle, y Eritia, que cuidaban los manzanos de cuyas ramas brotaban unas manzanas doradas que otorgaban el don de la inmortalidad. Aquellos árboles crecieron de la fruta que la Diosa Gea regaló a Hera con motivo de su casamiento con Zeus  
Como la Diosa Hera no confiaba del todo en las Hespérides, ya que éstas a veces recolectaban las manzanas y cantaban junto a unas fuentes de ambrosía solo para su disfrute, también puso de guardián del jardín a Ladón, un dragón de cien cabezas, cada una de las cabezas hablaba un idioma diferente. Ladón acabaría muerto a manos de Heracles que logró así  llevarse las manzanas en uno de sus doce trabajos.

Related Posts with Thumbnails