Poesías, relatos, cine, música... Un remanso en medio de este apocalipsis (grupo EFDLT)

A LA VENTA EN AMAZON

A LA VENTA EN AMAZON
A LA VENTA EN AMAZON

lunes, 19 de septiembre de 2011

La salvación. Asparoi (III)


Buenos días, es mi segunda jornada aquí. Acabo de levantarme, duermo a medio metro sobre la cama, en el aire, no sé cómo lo consiguen pero logran un espacio sin gravedad donde se duerme como nunca habría imaginado. Ahora cobra sentido para mí la frase  “levantarse como nuevo”. Es como si uno despertara siempre con la vitalidad de los diez años. Hoy creo que nos reunirán a todos los elegidos para informarnos de su estrategia para la evacuación. Espero poder convencerlos para que entre todos intentemos que la humanidad no llegue al punto de ser rescatada y podamos evitar el fin al que estamos avocados por nuestra propia irresponsabilidad.
¿Quién sabe? Quizá nos doten con algún tipo de poder disuasorio que haga que quienes nos oigan se conviertan inmediatamente en activistas de nuestra causa, a la que tendremos que denominar con un lema de proporciones bíblicas como por ejemplo: “El diluvio universal” o “El fin de los tiempos”. Pero con connotaciones mucho más esperanzadoras. ¡Ya lo tengo! Seremos los profetas del futuro testamento y predicaremos por la llegada de “La era de la tierra lógica”, con un gobierno mundial liderado siempre por los países más desfavorecidos del momento.
Bueno, basta ya de elucubraciones. Esto sería tan bíblico que se podría considerar un milagro, y no sé si estos seres son tan avanzados como para imitar a Dios.
Esta habitación es algo fría, supongo que habrá alguna forma de poner música. Seguramente a través de este espectáculo de ordenador: un cristal sin cables ni teclado que hace todo lo que le digo. Cuando termine de escribir esto sólo tendré que pedirle que lo publique en mi blog, me preguntará claves y formatos y, voilà. Aquí está listo para que lo leáis, o no. Aunque mucho me temo que será demasiado tarde para lo segundo.  

lunes, 12 de septiembre de 2011

Lo innombrable


En el universo que me ha sido concedido
                           todo está hecho a mi imagen y semejanza:
                           la tierra; mis padres; mi hijo; mi perro
                           —aquel que tuve apenas dos años y aun
                          así me quiso hasta compensar toda su
                          ausencia—
                   

Todo gira y se alinea en torno a mí: los
                         USA son mis aliados, formo parte de la
                         OTAN, de la ONU y de la TIA.


Sin embargo tú, cometa del mismo
                         pedrusco de carbono me orbitas
                         como si el caos te sostuviese cuerda y,
                         en aumento,  iracunda, me acometes.
                    

No sé cómo llamar a lo que de ello resulta,
                         ni siquiera a lo que del impacto,
                         inextinguible, entre ambos,
                         prevalece. 
                         Debe haber algo tan inestable entre el amor
                         y la nada de agujero negro que no pueda
                         existir,
                         ni tan siquiera ser nombrado.


jueves, 1 de septiembre de 2011

Estaría dispuesto



Estaría dispuesto a todo porque el
                               tiempo no se pareciera tanto a lo que
                               mucho y muchos nos tememos que es:
                               un frenético tren vacío sin meta
                               que sólo invita a la oxidación.

Estaría dispuesto a todo porque
                               la espera no terminase convirtiéndose
                               siempre en la apoptosis de la
                               esperanza, evitando así reacciones.

Estaría dispuesto a todo porque
                               “estar dispuesto” fuese definitivo
                               o al menos determinante. Y que
                               “a todo” no excluyese todas las
                               palabras siguientes para algo.
 
                               Estaría dispuesto a todo por
                               saber qué decir del amor… Ahora.

En definitiva, estaría dispuesto a todo
                               salvo a renunciar a mi penitencia: la
                               auto flagelación con la que escribo
                               para compadecerme y,
                              de vez en cuando,
                              maldecirte.


Related Posts with Thumbnails