Poesías, relatos, cine, música... Un remanso en medio de este apocalipsis (grupo EFDLT)

jueves, 20 de junio de 2013

La vida que nunca hemos tenido


 
¿Cuántos de ustedes han barajado seriamente la posibilidad de estar bajo los efectos de una hipnosis colectiva, de formar parte de un experimento como Matrix o Dark City. Quizá seamos los juguetes de aviesos seres keplerianos, o de licenciosos dioses olímpicos. Piensen en ello cuando vayan en el coche, a una hora indecente de la mañana, bostezando, maldiciendo su suerte, camino a un trabajo que los sodomiza. Si es uno de los privilegiados que disfrutan con su vida laboral, piensen en los que mueren en un accidente plagado de fatídicas coincidencias, o afectado por una enfermedad súbita e inmisericorde, o por hambrunas, o por guerras de intereses… Lamentablemente hay tantas posibilidades…

Pueden estar seguros de que hay algo más allá de lo que imaginamos, hasta el punto de que nadie lo reconoce. Somos víctimas del azar más cruel que pueda merodear a una forma de vida. Nuestro cuerpo es incapaz de adaptarse a una inteligencia de doble filo que avanza frenéticamente hacia lo que ojalá supiéramos. ¿Somos Neos de carne y hueso en un estado de semiinconsciencia inducida? Si no puede contestarnos una voluptuosa Tríniti —o Neo según el género del lector— que, al menos, algún piadoso Morfeo nos revele la clave para respetar la vida cuando un niño muere de cáncer. No espero, por supuesto, que todo posea una lógica armónica o bondadosa pero, me gustaría tanto entender, razonar, comprender por qué ha de ser así.

Comencemos una nueva era, escribamos como terapia, como ruego, como exigencia: queremos que nos devuelvan la vida que quizá se nos haya brindado pero que jamás hemos vivido. Sí, esa que todos desaprovechamos pero, ¿a qué, a quién, a quiénes dirigir nuestro ánimo de saber, de asumir, de concebirnos hijos dignos de lo que somos con el resto.

Entre todos hemos de averiguarlo… ¿Tú qué piensas?

 

lunes, 3 de junio de 2013

El futuro después de la clonación humana



Mayo de 2013. Un equipo científico encabezado por el Dr. Shoukhrat Mitalipov obtienen mediante clonación, células madre embrionarias humanas.
Cada día estamos más cerca de convertirnos en Elfos de una tierra media inexplorada e inquietante. Un futuro incierto para nuestros hijos, que han de sobrevivir a unos instintos de predominancia que aún nos condicionan mucho más de lo deseable. Y esperemos que un presente idílico para nuestros nietos, adaptados por fin a este vertiginoso fernesí evolutivo. Cada día estoy más convencido de que el cerebro humano no está preparado genéticamente para ser feliz, simplemente para sobrevivir. Y para tal cometido nos hace estar alerta constantemente, valorando riesgos y oportunidades, una preocupación permanente que no dudo que a nuestros antepasados les ayudara a mantener la tensión necesaria para prevalecer pero que, ahora, nos avoca a la involución: nacionalismos, consumismo, y demas istmos nos mantienen unidos a nuestros orígenes de aulladores arborícolas.
Por el momento, el libre albedrío, la codicia humana, y los avances científicos forman un cóctel demasiado inestable para confiar en que, la humanidad que nos debería definir, se imponga al resto de cualidades. Otorguémonos una vez más el beneficio de la duda. Aún existimos, eso ha de significar algo esperanzador, incluso bello y/o loable. Amén

Related Posts with Thumbnails