Poesías, relatos, cine, música... Un remanso en medio de este apocalipsis (grupo EFDLT)

A LA VENTA EN AMAZON

A LA VENTA EN AMAZON
A LA VENTA EN AMAZON

lunes, 10 de marzo de 2014

Ángel y Ángela en sus manos



Se sentaron en la terraza de aquel café donde habían compartido tanta complicidad y entusiasmo. Ella miró al suelo fijamente, enfrascada en algo tan íntimo que se tornó inefable, él tomó sus frías manos con las suyas sudorosas.
Ella no levantó la mirada y él se marchó convencido de que era para siempre. Ella lo alcanzó antes de que el semáforo abriese un agujero negro entre sus almas —al menos, eso era lo que pensarían extraños como nosotros—. Le tiró sutilmente de la camisa como una niña perdida. Ángel se giró, la miró como si no la hubiese visto en siglos, con esa primera alegría súbita al ver a quien sabes que no dejarás de amar nunca y le dijo:

 
—¡Ángela! No sabes cuánto lo siento, jamás volverá a suceder.
—Lo sé, sobre todo porque no pienso darte de nuevo la oportunidad de hacerlo. Pero quiero que sepas que te he querido como no sabía que se pudiese, que eres maravilloso de tantas formas que siempre me imagino mejor contigo. Que te mereces hallar a alguien como tú y ser tan feliz como sea posible.

 
Ángel se quedó tan impresionado que cruzó la calle sin asegurarse de que tenía prioridad. Un coche con prisa lo atropelló cruelmente. Ángela, al intentar socorrerlo fue brutalmente golpeada por una moto de gran cilindrada. Ambos yacían agonizando en el asfalto, uno al lado del otro atinaron como último deseo a darse las manos. Parece que la vida no estaba dispuesta a ser el escenario donde su amor se traicionase.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails