Poesías, relatos, cine, música... Un remanso en medio de este apocalipsis (grupo EFDLT)

A LA VENTA EN AMAZON

A LA VENTA EN AMAZON
A LA VENTA EN AMAZON

miércoles, 22 de septiembre de 2010

De...


De levitar sobre la noche como
un colibrí extasiado de néctares,
terminé reptando por días desérticos
—después de resecarnos otorgando
relevancia a todo lo asignado—,
blanco idóneo para tormentas de
espectrales imágenes sublevadas.
de soñar con la realidad que era,
pleno por la inercia de su influjo,
caí abatido por la inoperancia de
un tiempo inimaginable que se cernía
sobre el brote de cada expectativa.


Gravitar absorto en la órbita de su
silencio no fue una maldición
predecible, ni se la deseo a nadie,
no por humanidad, más bien por
viles celos: la posibilidad de perder
lo muerto cuando es lo único que
queda vivo en una memoria ruinosa…


¡Se me oxidaron tantos te quiero!
Una responsabilidad abrumadora para un
misántropo que, aun reconociendo que
su ausencia fue un demérito injustificable,
se consuela imaginando que lo entiendes,
que sabes que lo siento, intensamente,
en sus dos acepciones, hasta siempre.

6 comentarios:

  1. El silencio suele ser corrosivo para los te quiero.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. He vuelto a tu morada atrapada por las palabras... regresar ha sido enriquecedor...

    saludos desde la distancia

    Ledeska

    ResponderEliminar
  3. Me agrada mucho me visites y dejes plasmado algo de ti... saludos cordiales...

    Ledeska

    ResponderEliminar
  4. Es muy bello lo que escribes Antonio, se siente en el alma tu poesía y los deseos de volver a leerte siempre.

    Besos desde el Sur.
    REM

    ResponderEliminar
  5. Es cierto, hay que ver lo corrosivos que llegan a ser los "tequieros" oxidados, nos deja el alma hecha un desguace

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails