Poesías, relatos, cine, música... Un remanso en medio de este apocalipsis (grupo EFDLT)

A LA VENTA EN AMAZON

A LA VENTA EN AMAZON
A LA VENTA EN AMAZON

jueves, 24 de enero de 2008

Fábula de la lagartija y la mosca



Hoy he visto unas podarcis hispánicas tomando el sol plácidamente en un muro de piedra, seguramente llevan una semana bronceándose por todo su territorio, que no abarca más de unos metros en Sevilla. Puede que no sepáis lo que es una podarcis, ni falta que os hace teniendo en cuenta que lo aclaro en el párrafo siguiente. Yo me encontraba a menos de dos metros de ellas, disfrutando también de unos veintitrés grados de temperatura en pleno mes de enero, mirando con detenimiento sus evoluciones; tan pronto eran estatuas florentinas en perfecta armonía con el medio, como eléctricas culebrinas cambiando repentinamente de posición, a una velocidad que difuminaba sus pasos, intentando quizás reconfortar otra zona de su cuerpo a base de una sobredosis solar, o tal vez sólo buscaban un ángulo diferente desde el cual recrearse con otra panorámica de su reino.
¡Cómo envidio a esas lagartijas! creyéndose dioses de su mundo, desafiando a las leyes de la naturaleza haciendo caso omiso a su reloj biológico, y tomándose vacaciones en plena época de letargo, sin jefes ni normas, sin futuro ni pasado. Convencidas de ser eternas, temiendo sólo a tangibles dioses que no reconocerían, llegado el momento, a la muerte.
De repente un díptero gigante, vulgarmente llamado con el sobrenombre andaluz de "vaya peazo mosca", se posa a unos escasos veinte centímetros de una de ellas, la lagartija avanza hacia su presa a breves y rápidos intervalos, cuando la mosca intenta levantar su orondo cuerpo ya se encontraba atrapada entre las mandíbulas del saurio, y sus alas sobresaliendo de entre los dientes, aún libres de presión y de saliva, no pudieron elevar el peso de ambas criaturas y agotadas se rindieron a la muerte, como el resto de su cuerpo.
Ahí estaba yo, ejerciendo de herpetólogo filósofo de pacotilla, esgriemiendo bucólicas interpretaciones sobre el idílico deambular de los reptiles, cuando resulta que sólo estaban esperando, como lechuzas en el silencio, que el zumbido de las alas de su almuerzo cesaran su sonido a una distancia no muy lejana a la de sus fauces.
Esto es una fábula aunque yo sea el único animal que hable, y como tal contiene una esclarecedora y didáctica moraleja: El cambio climático ya está aquí. ¿Qué haremos con miles de lagartijas obesas?

16 comentarios:

  1. Comérnoslas? Piensa que se le da utilidad a todo. Los japoneses ya hacen sopa de medusa. Buen post.

    ResponderEliminar
  2. Te estoy regresando la visita... Pues díme lo del cambio climático, el fin pasado me fui a La Riviera Maya en el Caribe y mi intención era posarme como lagartija (pero no obesa) para tomar el sol, y lo único que hubo fue llovizna y viento bastante frío...Cualquiera diría ¿Enero, en el Caribe?... El martes que regresaba a la ciudad de México por fin había salido el sol en la playa, el inconveniente es que sólo tuvimos dos horas para aprovecharlo...
    Ojala me platiques de Sevilla, estoy segura que algún día la conoceré. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Te agregué a los blogs que leo para que no se me pase visitarte!

    ResponderEliminar
  4. yo tmb pienso q comerlas. o venderlas a lo que pese en paises donde se coman. y ponerlas de moda como mascotas, tu sabes cualquier cosa se vuelve un furor aca...

    ResponderEliminar
  5. La Naturaleza encontrará la manera de solucionar el problema que nosotros le creamos... sólo espero que se demore un poco mas en darse cuenta cuál es la especie que arma semejante problema...

    aparte, recrearse viendo la maravilla de este universo verde, fantástica sensación la de la lagartija calentándose al sol, las amo a ellas, con su sangre fría y su piel áspera.

    precioso por acá, te agendo y gracias por tus palabras en mi blog...

    Y besos, claro

    ResponderEliminar
  6. Interesante, lectura.

    Gustan las imagenes.

    ResponderEliminar




  7. No se las comannnnnnnnn!!!
    jejejeje a mi me daria cositas comerlas..


    ResponderEliminar
  8. te felicito por tu blog y esas patrañas...

    ResponderEliminar
  9. Indudablemente que la naturaleza sabia,no sabrá como afrontar los desastres cometidos por la mano del hombre,ella está allí para nuestra disposición y nosotros somos los que nos empeñamos en destruírla,es lamentable saber como será este terrible fín..

    -Un abrazo.Felíz fín de semana para tí ;-)

    ResponderEliminar
  10. Muy buena la fábula...jejeje

    Sobre todo me han gustado los palabros que utilizaste para hacer más académico el relato...jejeje

    Te felicito por conseguirlo, yo no he podido y lo he tenido que hacer público...jejeje

    ResponderEliminar
  11. Las lagartijas siempre me parecieron simpáticas, no así las moscas. Supongo que yo les seré antipáticas a las dos especies.

    PD. El poema no era antilaboral. Aunque bien lo podría haber sido.

    ResponderEliminar
  12. HOLA LANOBIL: ES LA TERCERA VEZ QUE QUIERO DEJARTE UNA OPINIÓN Y ME LO BORRA AL IR A PUBLICAR .
    UN BESO VOLVERÉ A ENTRAR OTRO RATO
    MARINA PASTOR D

    ResponderEliminar
  13. Poner a parir a las lagartijas. O sea reproducirlas aunque no quieran. Que yo sepa es de lo mas eficaz contra las moscas; y si no queremos que nos coman estas...
    Y no es solo que las moscas se pongan pesadas, es que nos pueden matar.

    http://mishuevos.blogia.com/

    ResponderEliminar
  14. Hola Soy Marina Pastor:Cómo hace tiempo que no me visitas vengo yo, pero ese lagarto no me dejó entrar otras dos veces más que vine a dejarte una nota de felicitación,al final pude un día dejarte por lo menos mi saludo,quiero que me visites tengo en mi blog ahora alguna poesía que te gustará ,verás ...pasa y ya me diras algo.Recibe un buen año y muchas visitas de los que te admiramos.besos.
    Marina Pastor

    ResponderEliminar
  15. Aquí dejo mi vuelta a tu comentario. Que el calentamiento global existe no se puede negar (yo es que no tengo primos) pero tus 23 grados comparados con los 5 de donde yo vivo se agradecen bastante. Sobre todo si sales por ahí de noche. Curioso post. Felicidades.

    ResponderEliminar
  16. Me gusta la fábula, muy buena, aunque esta un poco de más la moraleja. Un saludo!

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails