Poesías, relatos, cine, música... Un remanso en medio de este apocalipsis (grupo EFDLT)

A LA VENTA EN AMAZON

A LA VENTA EN AMAZON
A LA VENTA EN AMAZON

lunes, 24 de marzo de 2008

Un cortijo andaluz: Gumersindo el porquero (Fin)



La mamá gallina aún no había divisado al mastodóntico perro, oculto casualmente detrás de la pared del pozo del cortijo, bebiendo de un charco como si la sangre de la cochina aún se resistiera a claudicar quemándole la garganta. Saciada la sed levantó al aire su hocico, alzó sus orejas como armas antiaéreas hacia el cielo, ladeó su cabeza para ayudar a sus sentidos a confirmar ese aroma de presas plumíferas que embriagaba a sus ancestrales instintos, de repente se giró, rodeó encogido el pozo en dirección contraria al rastro, cuando el ave se dio cuenta de su presencia éste ya estaba a apenas un metro de sus suplantados polluelos, cacareó agónicamente y de un aleteo desesperado cayó entre los perdigones y el can, prácticamente besándole el aliento asesino intentó con su determinación hacer entrar en razón al depredador, con sus delirantes aspavientos más que lograr intimidar lo que pretendía era alertar a todo el mundo de las siniestras intenciones de su acosador, el perro lobo miró a su alrededor, los polluelos aprovecharon el impasse para romper la formación y agruparse bajo la cola de la única madre que por suerte habían conocido. El cazador vio como su dueño y sus desconfiados congéneres lo observaban como si de sus actos dependiesen sus grises vidas, luego giró su mirada y contempló a la mujer del encargado y dueña de las aves saliendo de su casa, y antes que pestañease se echó en los fríos guijarros que conformaban el suelo, se dejo caer sobre su lomo y dio un bostezo desinteresado como si nada hubiese pasado, que además era exactamente lo que sucedió, nada.
Pero Gumersindo entendió rápidamente después de la actuación magistral de su perro que la situación era mucho más grave de lo que pensaban, no sólo confirmó que mantendría para siempre esos instintos asesinos, sino que era capaz de aprender y de improvisar, y esas facultades en un cánido de su corpulencia y mandíbulas eran totalmente incompatibles con la tranquilidad y la armonía que debía reinar entre los habitantes y las bestias de un cortijo. A la mañana siguiente nadie de los que presenciaron la escena del pozo le preguntó a Gumersindo dónde estaba su perro, y mucho menos el por qué. FIN

13 comentarios:

  1. Conseguir la tranquilidad y la armonía al precio que sea. Es así, aunque sea injusto para algunos y otros.

    ResponderEliminar
  2. Es la naturaleza del perro lobo seguir sus instintos, cuál es la naturaleza de Gumersindo?

    Un abrazo! Me encantó el cuento.:-)

    ResponderEliminar
  3. Los instintos de preservación, unos comen y otros devoran. Dicen que perro no come perro... Nada más falso.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. la ley de la selva donda lso animales actuan como animales y esta vez el perro decio atacar y comer...

    ResponderEliminar
  5. Todo se resume el instinto, a veces animal, y no por eso salvaje, a veces salvaje y no por ello perverso, He creido que todo es una cuestion de supervivencia..

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Un buen relato. Lástima que el perro no rematara su misión comiendose al cazadorPara variar, mas que nada.

    http://mishuevos.blogia.com/

    ResponderEliminar
  7. -Maldonado, y más aún tratándose de un lugar tan concreto y duro como un cortijo.
    -Nut, está claro que sus instintos, aunque lógicos, eran incompatibles con la vida de otros animales.
    -Lolita, éste sólo no se comía a si mismo.
    -M.Cristina, lo malo prar él es que no estaba en una selva.
    -Viriz, y acertaste.
    -Carlos, Gumersindo no era cazador, era porquero, quería a su perro, pero...

    ResponderEliminar
  8. Perro lobo. ¿Qué esperabas? No estoy de acuerdo con Gumersindo. Para nada de acuerdo.

    Besos y tristezas

    ResponderEliminar
  9. O la ley de la vida... No sé, me quedé reflexivo. Un buen relato.

    ResponderEliminar
  10. A mí me contaron una historia parecida: una desaparición de un perro justo el día siguiente de que mordiera a un niño que, a su vez, le había dado una patada al animal(antes de que éste le mordiera). La ley del más fuerte.

    Besos, genial árbol en la niebla :P

    ResponderEliminar
  11. Hola... muchas gracias por tu visita... chévere relato, sé que no tiene en sí en sí, mucho que ver, jejeje pero como recientemente leí Santos Inocentes... me lo recordó, jejejeje. BESOS Y ABRAZOS.
    Ah! y Acho que é tudo... significa: -Creo que es Todo. lo que sucede es que: acho que, es como cuando decimos como: me parece que... creo que... pienso que... en fin :) besos y un gusto será leerte :)

    ResponderEliminar
  12. Instinto, simplemente, ni mejor ni peor.
    Gracias por tu visita

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails