Poesías, relatos, cine, música... Un remanso en medio de este apocalipsis (grupo EFDLT)

lunes, 28 de abril de 2008

El pueblo incierto (III)



La sensatez más básica hizo que me sentara en una roca caliza que emergía sin lógica geológica a un lado de la vereda, tomé aire profundamente para promover algún tipo de reflexión, y antes de expulsarlo por completo vi como algo o alguien, aún invisible bajo las secas pipas, se acercaba hacia mí a través de los girasoles, haciendo camino a base de coléricos movimientos y sonidos quebradizos, y cuya única razón para existir, teniendo en cuenta su certera trayectoria hacia mi inquietante expectación, parecía que fuese el encontrarme. Ya era tarde para correr, incluso para pensar en correr, supongo que mi instinto tuvo como idea predominante la que advierte que nunca es bueno dar la espalda a una amenaza desconocida, y por eso sólo atiné a ocultarme de rodillas detrás de la piedra, mirando sigilosamente, intentando adivinar el lugar exacto por donde desembocaría aquella cosa. A escasos dos metros para salir de la plantación aquello se paró en seco, me recordó a esos perros de cacería que se quedan clavados mostrando a sus dueños el lugar exacto donde el miedo atenazó a la presa, y recé para que no fuese mi olor el rastro al que estaba sentenciando. A ese instante donde se combinaron el sonido silencioso de mi corazón sobreexcitado, su respiración acelerada, y el eterno compás a difunto de las campanas, se le podía haber tildado de todo menos de esperanzador. Mis tripas respondieron al ambiente con un lamento aéreo acuático que no iba precisamente a mejorar las cosas; un retortijón seguido de varias réplicas de no menos intensidad, que acabaron de delatarme por tierra, mar y aire. De repente avanzó, sólo un paso al frente, suponiendo que tuviese pies, luego otro, aún más corto pero siempre adelante, decidido a sorprenderme… (Próximamente avanzará)
Dibujo: José Manuel Exojo Mena

                                                                                  guitarras electricas epiphone           

22 comentarios:

  1. Jo! no puedes hacernos ésto!! no puedes dejar así la história, cuanto tendremos que esperar para leer el desenlace? Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  2. Lanobil:

    Felicidades por este blog!
    Comparto tu gusto por la diversidad artística, la buena música y la literatura.

    Saludos, Irad.

    ResponderEliminar
  3. No podes dejar este suspenso!! Escribi lo que sigue rapido!!

    besos..

    ResponderEliminar
  4. Ha valido la pena la espera y seguro que valdrá la pena seguir esperando.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Pásate por http://adospasosdelparaiso.blogspot.com (uséase, mi blog), y ve haciendo hueco en la estantería, jeje...

    ResponderEliminar
  6. Acabo de dejarte un “regalito” en mi último post… tú verás qué haces con él… Je!Je!
    No te sorprendas tanto porque te lo mereces... y eso que acabo de descubrirte... bueno, y tú a mi.

    ResponderEliminar
  7. Vengo a retribuirte tu visita y me habeis dejado en total suspenso con tu historia, espero la próxima entrega.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. proximamente avanzara osea hay mas de este relato a seguir, ah que bueno entonces habra mas :)

    ResponderEliminar
  9. La etiqueta "meido" viene a mi cabeza..
    Porque eso viene a mi mente!!!!
    Cada capitulo hace que mi espera sea cada ves mas grande para saber como sigue todo...

    ResponderEliminar
  10. Pues esperaremos conteniendo el aliento... espero que no sea un funcionario de hacienda; sería terrorífico.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Me ha gustado mucho tu blog, tiene una gran personalidad.
    Y este relato aún sin terminar es muy bueno. No nos dejes muchos días a la espera de la continuación.

    Un saludo y gracias por pasarte por mi casita.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. tndre que esperar ... pero lo hare, gracias por pasar a mi blog un beso desde Mexico

    ResponderEliminar
  13. vaya, muy interesante, yo he de confesar que cuando estoy nerviosa o asustada por algo tambien me entran retortijones y unas ganas horribles de ir al baño...

    Esperaremos al siguiente capitulo a ver que es lo que le amenaza....

    un saludo! escribes bien, por un momento imagine que era yo la que se escondía tras esa piedra!

    ResponderEliminar
  14. Sigo leyendo... sigo leyendo... Y como estas cosas de suspenso me pueden.... por ahora prefiero solidarizarme con el vigilante que acecha al visitante... mmuaaaajjj muajjaja
    (recurso de espectador fóbico)

    Un abrazo... está genial

    ResponderEliminar
  15. Quiero mas¡¡¡¡¡ no nos dejes asi....;)

    ResponderEliminar
  16. Bueno, un gusto haber encontrado tu blog. Me encanta tu forma de escribir. Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Ps entonces sígueleeee con tu relato, ándale, si??

    ResponderEliminar
  18. Vengo a leerte y me has recordado tanto a alguien entrañable en mi vida...

    ...Gracias por visitarme y por dejar tus palabras en mi casa.

    Bienvenido a mi casa, regresaré a la tuya.

    Abrazos volados

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails