Poesías, relatos, cine, música... Un remanso en medio de este apocalipsis (grupo EFDLT)

A LA VENTA EN AMAZON

A LA VENTA EN AMAZON
A LA VENTA EN AMAZON

lunes, 22 de septiembre de 2008

"Surcar el Mediterráneo" y "Verano en el valle del Guadalquivir"

Quiero dar efusivamente las gracias a todos los que me habéis felicitado por el libro, a los que me han citado o enlazado en sus Blogs, a cada uno de los que tenéis pensado comprarlo, y por supuesto y en especial, a los que hace tiempo que siguen lo que escribo, comentan cada entrada, en definitiva me inoculan la fuerza y el ánimo suficiente para que a pesar de esta frenética y caótica vida que hemos engendrado, me permita el lujo de soñar con la poesía.

Este año ha sido muy intenso, sobrellevar el trabajo, el blog, y el libro me han provocado serias secuelas psíquicas. Intentaré, mientras surco el mediterráneo, recargar mi inspiración, mi esperanza en la raza humana, la capacidad de disfrutar de todo lo bello que no hemos destruido aún de este exuberante planeta.
En apenas diez días volveré, aunque no garantizo que las condiciones sean las adecuadas.

Aprovechando que hoy, por esta parte del mundo, es el primer día de otoño, quiero dejarles un relato que publiqué hace algún tiempo, y que ahora he rescatado de la memoria y terminado definitivamente, se titula “Verano en el valle del Guadalquivir” y versa sobre la rigurosidad del verano en Sevilla. Me conformaría con que os provocase una leve sonrisa. Hasta pronto.


"Verano en el valle del Guadalquivir"

Me encuentro en el único rincón de mi azotea donde a las tres de la tarde sobrevive una brizna de sombra. Es julio aquí en Sevilla, y no es que en el resto del mundo no lo sea, pero esta semana de julio en concreto, en mi azotea, después del almuerzo, mientras inhalo mi dosis de nicotina en este simulacro de sombra, la temperatura ronda macabramente los cuarenta y dos grados centígrados.
Las gotas de sudor rivalizan en su caída salada por todos los áridos cauces de mi cuerpo. El humo del cigarro, en vez de huir hacia el sol, desciende y atraviesa la tierra en busca del fresco comparativo del infierno. Todo está inmóvil, las flores parecen suplicarme una gota de agua milagrosa y resucitadora mientras languidecen. Las barandas hierven como queriéndose desembarazar de la pintura humeante que las viste. El interior del coche es la estancia en la eternidad de Hitler. El aire inflama miradas y aromas haciendo imposible concentrarse en nada que no sea encontrar la forma de respirar y no morir por quemaduras en los pulmones. Los gorriones llevan el pico abierto permanentemente buscando la brisa que pueda escaparse de otras dimensiones, y sus plumas incandescentes clavadas en la sangre elevan sus alas como aviones en busca de las altas corrientes de aire. El humo de los coches y el vapor del asfalto ascienden y se incrustan en las paredes de las habitaciones, el sol las presiona hasta que logran violar los muros, y acaban impregnando camas y pulmones con el cáncer de la inconsciencia más caótica. Conecto el aire acondicionado y avanzo hasta finales de octubre, y respiro aliviado en este otoño prematuro y artificial, encarcelado entre estas cuatro paredes. La memoria es débil cuando el placer es rejuvenecedor, y ahora, bañado en esta fresca brisa eléctrica, miro por la ventana y observo a la gente andando exageradamente pegada a los edificios, al cobijo de los árboles, abanicándose la sangre de la cabeza para intentar no perder su destino. Y uno piensa que tampoco es para tanto, teniendo en cuenta que seguro que el momento de más calor del día es cuando me tocó a mí sufrirlo estando pegado a las ascuas de las aceras y al vapor del asfalto.
Mi ropa empapada se ha secado enseguida, tú regresas acalorada con el pelo pegado a la cara, maldiciendo el verano y separándote con ira la camisa de la espalda. Respiras sedienta mientras diriges tu cara hacia la mágica fuente de la fresca brisa, con los ojos cerrados viajas por Alaska y Noruega, planeas sobre los icebergs y los fiordos bebiendo del hielo en pleno vuelo, como las golondrinas de Becquer. Tu rostro va recobrando toda la amabilidad y armonía que sacrificaste para perder lastre y superficie de contacto con las llamas de este sol inmisericorde.
¿Qué pasa? vaya agobio de puto verano, me dices como si estuvieses regresando, lentamente pero con vida, de Auschwitz.
Mal momento pensé para cualquier tipo de demostración de afecto, ahora mismo es ciencia ficción pensar en el más mínimo conato de recibimiento apasionado. Pues nada, aquí recuperándome, le contesto haciendo el gesto de quitarme con la mano el recuerdo del sudor anegando mi frente.
En ese momento era un suicidio proclamar mi famoso alegato a favor de esta estación en comparación al invierno. Ella tampoco quiso hurgar en la herida, aunque no pudo contener esbozar un cometario irónico como este: ¡qué agradable es el verano cuando hace veinticuatro grados! ¿Verdad?
Aún así, prefiero el verano al invierno, el otoño a la primavera. Y su sonrisa al resto del universo, sea cual sea el momento del año. De más está decir que esto último sólo lo pensé.

17 comentarios:

  1. Muchas felicidades por la publicación de tu libro, sin duda tendrá el éxito que merece.

    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  2. Suculento,magnífico!

    Más gracias desde

    el mismo Mediterráneo!

    ♥♥♥besos♥♥♥

    ResponderEliminar
  3. Y su sonrisa al resto del universo, sea cual sea el momento del año.


    :D Me encanta! Felicidades por la publicación ^^

    ResponderEliminar
  4. Paso a saludarte de la mano de Havier.
    Muchas Felicidades por tu libro y te doy las gracias por el regalo tan grande que nos haces.

    Volveré, si no te parece mal.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. muchas felicidades por tu gran libro, saludos y abrazos

    ResponderEliminar
  6. Tio, literatúrame es para dejar solo unos renglones, no para que vayas y pongas todo el texto como si fuera tu blog. Respetillo elemental.

    ResponderEliminar
  7. Hola!! Muy bueno el blog. Queremos invitarte a participar de nuestro nuevo emprendimiento http://elindexweb.blogspot.com/ directorio de blogs en castellano y gratuito. Saludos!!

    ResponderEliminar
  8. ¡Que calor!, figúrate que ahora mismo me voy a tomar un refresco...
    Retrasmite sensaciones tu relato
    :0) felicidades

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Aunque tarde, me acerco a tu casa para felicitarte por tu libro... cuesta tanto encontrar las palabras, árdua tarea unirlas a pesar de su rebelión... crear todo un libro, me parece una auténtica odisea. Mi sincera y profunda enhorabuena.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Felicitaciones de nuevo y que el mediterráneo te devuelva la fuerza y la vitalidad, que necesita tu psiquis. Saludos!!

    ResponderEliminar
  11. Editar un libro es un acto de valentía. Felicitaciones!!! Abrazos.

    ResponderEliminar
  12. La verdad es un gusto leerte. Soy de Salta, Argentina. Tengo 17 años y estoy por sacar mi primer libro de "Poesía y Prosa Poética". Me siento orgulloso de leer tus palabras, contagias algo que solamente el canto de tí lo sabe hacer.

    Te deseo exito compañero y prosperidad. Que tus palabras sean inmortales como cuando las leí, porque quedaron dentro de mí.


    Un abrazo, cuidate (es un placer leerte, repito nuevamente).



    Nicolas.

    ResponderEliminar
  13. Me encanta como escribes y relatas wuaooooo!

    ResponderEliminar
  14. hombre, que disfrutes de las vacaciones.
    Yo no más espero.

    Saludos
    hannibal

    ResponderEliminar
  15. Soy bastante nueva en esto ya que mi sitio tiene solo un mes , me falta mucho todavía y sigo aprendiendo.
    En este camino , miro , veo , observo otros lugares y me detengo cuando veo cosas que me interesan como tus blogs -excelentes ambos-
    Soy argentina , no sé si podré leer tu libro, pero de igual manera te deseo mucha suerte y
    Felicitaciones!!!!

    ResponderEliminar
  16. Hola Amigo
    Solo pasaba a saludar
    Y me he encontrado
    Con la noticia del libro
    Mis felicitaciones.

    Un abrazo.
    Dani..

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails