Poesías, relatos, cine, música... Un remanso en medio de este apocalipsis (grupo EFDLT)

lunes, 30 de noviembre de 2009

La increíble hormiga pensante (V). La liberación


Marisiete empezó a morder uno de los pelos atrapados de la hormiga, ésta, que presentía cierta actividad traumática, no podía imaginar con suficiente concreción lo que estaba pasando. La verdad es que su extremidad estaba libre por completo de la petrificada savia, eran sólo sus pelos y el espolón los engullidos por la desconsiderada sustancia. Antes de que el sol alcanzase su cenit el aflamencado escarabajo había acabado de cortar todos los pelos atrapados. Después de un breve descanso empezó a roer el espolón por el lado contrario al de sus púas. ajena al dolor y a los espasmos que le estaba provocando a la hormiga, la mariquita seguía empeñada en liberarla. Aunque no creo que hubiese nadie que pudiese imaginar en aquel momento el motivo de tan arduo anhelo. En uno de los movimientos compulsivos con los que el himenóptero intentaba escapar del sufrimiento, su peine al fin cedió por donde su salvadora estaba obcecada en que así fuese, cayendo de bruces sobre el suelo. El dolor no le importaba, el cansancio se le olvidó, en cuanto recuperó el aliento se puso en pie, comenzó a caminar con parsimonia contemplando con emoción como su agónica pata parecía acompañar con solvencia al resto. Salvo una pequeña y lógica disfunción transitoria toda su extremidad delantera parecía responder a su intención. Al fin era libre. Obviando las secuelas corrió dando vueltas alrededor de su cárcel de piedra, era toda una exhibición del por qué de la milenaria existencia de su especie. Se encaramó a la roca en milésimas y se topó de frente con marisiete...
                                 
                           

6 comentarios:

  1. uff , se topó de bruces con marisiete, madre mía como acabará... espero más antonio, un abrazo, angel, voltios.

    ResponderEliminar
  2. Sigo con mucha interes esta serie, querido amigo.

    Saludos...!

    ResponderEliminar
  3. ¿Cómo logró la hormiga pensante escapar con vida si Marisiete se comió también sus cejas en triángulo? Los mariquitas asesores de la hormiga pensante y unas cuantas hembras viejas de escarabajo pudieron engañar a Marisiete gracias a la ayuda de un montón enorme de sanguijuelas que chuparon la sangre a los débiles insectoa amigos de Marisiete que acabaron muriendo de inanición.

    ResponderEliminar
  4. Auch!! creo q esto si le esta doliendo...
    un beso!! :D

    ResponderEliminar
  5. Comienzo a leer tu cuento, me parece que estupendo. Zalemas

    ResponderEliminar
  6. Me he deleitado con tu relato, Antonio. Tus descripciones son tan precisas, que logras meter al lector de lleno en el relato.
    Es una historia parabólica, si lo transportamos al plano humano, cuántas Marisietes rondan cerca.
    Concederle pensamiento a la hormiga, hace que uno se escalofríe pensando en su pobre destino.
    Tiene algo de kafka, está muy bien desarrollado.
    Un placer.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails