Poesías, relatos, cine, música... Un remanso en medio de este apocalipsis (grupo EFDLT)

A LA VENTA EN AMAZON

A LA VENTA EN AMAZON
A LA VENTA EN AMAZON

lunes, 20 de agosto de 2007

Un cortijo andaluz: Francisco el de la huerta (I)



Francisco el de la huerta era un jornalero, un trabajador del cortijo donde sobrevivieron, con más pena que gloria, muchas familias, entre ellas, la de mis padres, durante la eterna dictadura de Franco. La finca era una de tantas que tenía repartidas a modo de castillos feudales por toda Sevilla, un gran terrateniente de Andalucía. Cárceles para necesitados y analfabetos de la posguerra, que no tuvieron la más mínima oportunidad para cambiar el rumbo de sus vidas. Por una limosna y un techo que les cobijara, trabajaron en los años cuarenta, cincuenta y sesenta, de sol a sol y de lunes a lunes. Todavía, cuando mis padres recuerdan las penalidades y carencias de aquella época, se refieren a los dueños y familiares del cortijo, como señoritas y señoritos. No sabrían de qué otra forma llamarles. Señorito, una palabra de origen sumiso, es al cabo de los años, simplemente un apellido inseparable para reconocer a alguien rápidamente.
Francisco era pequeño, casi mulato por la gracia del sol, enjuto y arrugado como un higo desfondado por los pájaros, pero con la energía y la vitalidad de un chaval virgen de veinte años, los nervios, decía mientras parpadeaba sin parar, no le dejaban vivir. Cuando yo lo conocí estaba a punto de jubilarse. No sé qué papeles le faltaban, ni a expensas de qué administrativo del señorito se encontraba, pero sí recuerdo esta historia, digna de los habitantes de Macondo…

22 comentarios:

  1. la verdad es que la epoca de la posguerra fue muy dura, y pienso en los problemas que tubieron que afrontar y esos problemas era la falta de comida, de ropa, de zapatos, de sumisión... una época que no debemos olvidar para no repetirla nunca mas

    ResponderEliminar
  2. Tu escrito me hizo acordar a una hermosa película: Los santos inocentes.

    ResponderEliminar
  3. La verdad que la época de la guerra fue dura, pero mucha gente olvida también la posguerra, que debió ser tremenda.

    Las historias que me contaba mi abuelo... ainsss pobre!!!

    Muakakiss

    ResponderEliminar
  4. Sí, sin dudas, lo que acebo de leer me recordó a un personaje de Macondo!

    Saludos, linda semana para vos!

    ResponderEliminar
  5. Tu historia me es familiar. Supongo que por que mis abuelos, de sevilla, hace muchos años tuvieron que trabajar muy duro para sobrevivir y sacar a la familia hacia delante...
    hoy todo es distinto, pero siguen existiendo los señoritos...
    Un besote

    ResponderEliminar
  6. Te lo he dicho en mi blog, pero te lo vuelvo a repetir aquí...Me ha sorprendido gratamente leerte. Pienso que lo haces muy bien.
    Me he ido también a tus primeras entradas en Diciembre del 2006. ¡Comenzamos a la vez! :D

    Francisco era pequeño, casi mulato por la gracia del sol, enjuto y arrugado como un higo desfondado por los pájaros, pero con la energía y la vitalidad de un chaval virgen de veinte años, los nervios, decía mientras parpadeaba sin parar, no le dejaban vivir.

    Me quedo con ese párrafo: perfecto.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Ummm qué gusto de sitio. Te sigo leyendo :)

    ResponderEliminar
  8. Mi madre vivió su infancia en una fabrica de harina, donde los niños corrían libres pero ayudando en las tareas como un obrero más, mi padre en una finca, donde mi abuelo desempeñaba funciones de todo tipo y donde el señorito venía, como en los santos, de caza y con las amigas...Hubo un tiempo en que a los trabajadores se les pagaba con subsistencia.

    ResponderEliminar
  9. La primera vez que leo tu blog. Prometo seguir visitandote.Me ha gustado, yo también soy andaluz.
    Saludos cordiales.
    P.D.Dios quiera que no vuelvan esos tiempo.

    ResponderEliminar
  10. Sí... he vivido esos nombres en mi infancia. Mi madre, mujer de campo extremeño, solía referirse así a los "señoritos" de su pueblo.

    A mí me sublevaba, supongo que fue ahí donde se despertó mi conciencia de clase.

    Me sigue sublevando, la verdad...

    ResponderEliminar
  11. Vaya, llegué hasta aqui desde Elbereth y también quedé gratamente sorprendido. Espero que el relato continue; muy evocador y cierto, desgraciadamente cierto.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Entiendo perfectamente la historia y la siento muy cercana porque la familia de mi madre vivió en un cortijo. Estaré pendiente a mi regreso de la continuación.

    --
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Los personajes de Macondo son dignos de gobernar este mundo... Magnífico García Marquez

    Magnífico tú

    Un saludo

    ResponderEliminar
  14. Hola Lanobil de nuevo, me alegro de volver a pasar por aquí y ver que lo hago justo cuando empiezas un nuevo relato, lo seguiré de cerca pues promete :)
    Salu2

    ResponderEliminar
  15. Interesante descripción, es bueno conocer realidades que no son tan lejanas...me gustó tu estilo en la narrativa, voy a linkearte desde mi blog de poesía, si no hay objeción.
    Un gran abrazo desde el aun invernal Chile...la primavera, desde lejos, extiende sus brazos florecientes...
    Sigamos interactuando.

    ResponderEliminar
  16. Buen texto... bastante Garcíamarquiano, es verdad.
    Cariños!!!!

    ResponderEliminar
  17. Me ha gustado mucho la primera parte. Yo también me quedo con este párrafo:

    Francisco era pequeño, casi mulato por la gracia del sol, enjuto y arrugado como un higo desfondado por los pájaros, pero con la energía y la vitalidad de un chaval virgen de veinte años, los nervios, decía mientras parpadeaba sin parar, no le dejaban vivir.

    Buenísimo.

    Ya tengo ganas de leer la segunda parte.

    Un beso

    ResponderEliminar
  18. Es la primera vez q leo tu blog y tienes razón, recuerda mucho a Macondo!!!!!
    Muy buen trabajo con tu blog, espero puedas leerme y opines.

    ResponderEliminar
  19. - El mat, ojalá no olvidemos nunca.
    - Gabriela, esa película es una de mis favoritas.
    - Hariel la posguerra fue mucho más larga que la guerra, así que..
    - Y para ti mejor, Evan
    - Por desgracia, lluna.
    - Gracias Elbereth, la perfección no me define precisamente.
    - Cuando y cuanto quieras, lamala..
    - Lucas lo has definido perfectamente.
    - No volverán, Doncel
    - Y a mí, los pasos que...
    - Seguro que sigue, y seguro que es cierto y penoso, Deikakashu
    - Aquí estaré Goathemala
    - Gracias por colocarme en la misma frase que a G. Márquez, Matía
    - Susana, aquí te espero
    - Es un honor Eduardo.
    - Mallén, espero que te guste la segunda parte.
    - Don't worry, ya estoy en ello.
    - Seguro que sí, Leisa

    ResponderEliminar
  20. Mi querido Lanobil,

    Muy dura esa época, la conozco sólo de leerla, pero me da tristeza por todos mis hermanos españoles que sufrieron tanto.

    Me encanta cómo narras todo.

    Muchos besitos.

    ResponderEliminar
  21. La de veces que me han contado mis padres (sobre todo mi madre), cosas de la guerra y la posguerra... tanto que me parece que la he vivido.

    Tu post ha revivido mis recuerdos.

    Saludos

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails