Poesías, relatos, cine, música... Un remanso en medio de este apocalipsis (grupo EFDLT)

A LA VENTA EN AMAZON

A LA VENTA EN AMAZON
A LA VENTA EN AMAZON

lunes, 12 de enero de 2009

La historia más triste de la historia (XII)



Entró en la inmobiliaria que había en la esquina de la plaza y allí permaneció durante un siglo.
En aquel momento pensé que lo que más deseaba en este mundo no era dinero, inteligencia, salud, o conocimientos. Si realmente pudiese concentrar toda la suerte que fuese a tener en mi vida para pedir un deseo ahora, pediría que María hubiese entrado en la inmobiliaria con la intención de instalarse en este pueblo una temporada; concreta o abstracta. Me armé del valor que nunca había tenido sin que de antemano el alcohol se acostase haciendo un trío con mi sangre y mi timidez. Me coloqué en el escaparate de la oficina frunciendo el ceño como si estuviese leyendo los anuncios de venta y de alquiler que empapelaban de eterna fiesta el cristal. Entre los precios resaltados y las fotos de chalets con piscina privada podía ver a María de espaldas, hablando con Dolores; la agente de ventas que casualmente era prima de una prima mía por parte de medio pueblo; ventajas de vivir en un lugar pequeño donde había que hacer malabarismos para evitar la amenaza de la endogamia. No sabía que inesperada casualidad le podía resultar a ella más convincente; encontrarme al salir de su consulta leyendo las oportunidades del escaparate, o quizá que entrase para preguntarle a Dolores por algo relacionado con nuestra prima en común. Mientras sopesaba los pro y los contra de las diferentes opciones, absorto en una mosca aplastada bajo una casa adosada, María se levantó, avanzó hacia la salida al mismo tiempo que yo decidí entrar a preguntar por la familia. Empujé firmemente la puerta para confirmar mi determinación. Ella ya había comenzado la maniobra de aproximación de su acogedora mano hacia el pomo. Y sucedió lo que, aun siendo tan lógico como inevitable, no dejaba de ser una conspiración espacio temporal contra mi supervivencia emocional…

11 comentarios:

  1. El deseo de una quimera...
    Solo eso.
    Habrá que ver si le sale bien...
    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Ostras!! Yo también me he quedado con ganas de más!!

    Maríaaaaaa!!

    Bxuss

    ResponderEliminar
  3. Antonio. Un gusto en conocer tu blog!. Muy interesante y felicitaciones !!!!!! por tu libro de poemas, que ya está en las librerías. Que emoción debe ser. !!!! Algo que salió de las entrañas, y que esta a la luz!!!! MUCHA SUERTE!!! GRANDES ESFUERZOS HABRAS PASADO PARA QUE ESTO SE HAGA REALIDAD.
    SABEMOS QUE NADA ES FACIL , Y SOBRE TODO LO QUE TIENE QUE VER CON EL ARTE EN ESTOS DÍAS!
    es posible que debido a tanto caos en el afuera del mundo, la gente empiece a volcarse a las riquezas que da el alma, cuando llegan temas o sentimientos intensos, que tienen que ver junstamente con el arte y lo estético.
    nuevamente un saludo
    roxana

    ResponderEliminar
  4. Venía a agradecerte tu visita a mi jardín.
    Bonito relato he encontrado, pero como que me pide más:)
    Enhorabuena por poder publicar y más cuando es un libro de poesía.
    Mucha suerte!!
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Nos tienes enganchados, eh? ;)

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. -Arantza. Yo también estoy en ascuas.
    -Patri. Te prometo que te lo contaré todo.
    -Ada. Si quieres más, lo tendrás, con todas sus consecuencias psíquicas.
    -Roxana. Gracias, esperemos que ocurra lo que esperas. Esta es tu casa.
    -Lucía. La poesía, como la vida y este relato, tarde o temprano, se abre camino.
    -Caminodelsur. ¿Cómo?
    -Qymera. Qué más quisiera yo...
    -La otra parte de mí. Tus deseos son órdenes para mí.
    -Someone. ...Más.

    ResponderEliminar
  7. ¡No vale! ¡Más, más, por favor!¿Cómo sale librada tu supervivencia emocional?
    Besos.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails