Poesías, relatos, cine, música... Un remanso en medio de este apocalipsis (grupo EFDLT)

lunes, 25 de mayo de 2009

La historia más triste de la historia (XXI)



–No ha sido mi intención…
–Lo sé, lo sé, no era su intención…, lo último que pretendía era ofenderme… Perdone usted mi osadía… Y un largo etcétera de disculpas para intentar paliar la paradoja de molestar cuando se aspiraba a todo lo contrario. Sólo le pido que respete mi deseo de no mantener la más mínima relación personal en este viaje.
No creo que le esté pidiendo un sacrificio espartano, simplemente siga usted actuando como si yo no existiera, como toda su vida, y espero que el resto, no lo ha podido olvidar de repente.
Él asintió con una expresión de acatamiento castrense en un fondo de sorpresa y de reto que María reconoció como a un enemigo apuntándole en el frente, pero le pareció excesivo culparle por algo tan subjetivo como adivinar el futuro en un gesto. Así que cerró los ojos de nuevo, rogó en oración que el silencio se impusiera con ira, y empezó a respirar intentando no pensar, no sentir, ser sólo aire y agua en calma, una nota sostenida de réquiem.
Lo próximo que sintió fue un olor a perfume y un tacto en su cara a cuerpo bajo una textura de camisa. Se incorporó como un muelle liberado.
–¿Qué hace usted a mi lado? Su asiento no es este. ¿Por qué no me contesta? ¡Diga algo maldita sea!
–¿No recuerda que me prohibió usted dirigirle la palabra? Se ha quedado otra vez dormida, y para evitar que se golpease me he colocado a su lado para impedir su caída.
En los segundos siguientes María entró en un estado catatónico del que no sabía si querría salir alguna vez. Estaba hablando con él, y para más motivo de escarnio, le había hecho un favor. Se preguntaba por qué la vida no podía dejarla ni un sólo día, con todos sus acontecimientos, en paz.

16 comentarios:

  1. No sé hoy fue la sensación de no querer ser molestada por nadie. Pero de repente llega alguién que te ofrece su hombro y te desconcierta. Y eso incluso te enoja.

    Un besitooooo

    ResponderEliminar
  2. Esta historia cada vez me engancha más.
    Es buenísima Antonio.
    Un beso y feliz semana.
    Gizz

    ResponderEliminar
  3. Supongo que si no quiere ser molestada será mejor que se meta en una bubuja...
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Pues creo que llego con la historia muy avanzada, pero sí que resulta interesante.
    Gracias por visitar mi blog. Un daludo.

    ResponderEliminar
  5. "Se preguntaba por qué la vida no podía dejarla ni un sólo día, con todos sus acontecimientos, en paz". aveces yo tambien me lo pregunto. . . así fue como me conociste ;) saludos

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por tu visita, Antonio. Me encanta tu blog. Tus palabras son sencillas pero profundas, amables y sinceras.
    Voloveré pronto.

    Muchos besoss.

    Sara.

    ResponderEliminar
  8. Hay momentos donde nuestra intención no es ofender, sólo que nos dejen en paz...
    Un abrazo desde Berlín.

    ResponderEliminar
  9. Quiero ser Él en la tenacidad, en la huida de la negación, en el optimismo del que cree a pies juntillas, en lo escandalosamente humana que resulta su insistencia. Quiero ser María, por ser la observadora de excepción de todo eso...
    Me subo al triste tren de tu historia, amigo Antonio, porque su recorrido me trae la promesa del deleite. Gracias.
    Abrazos de vagón en vagón...

    ResponderEliminar
  10. Viajaba mucho, siempre trabajando, y cuando por fin viajaba sola, me identifico con María, el que se te pegue uno con la mejor de sus intenciones no mola. de todos modos María esta de uñas con el mundo, veremos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Mmmmm,llego tarde para engancharme?
    Gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  12. demasiado a menudo, yo tb necesito que la vida me deje en paz, por un ratito... me gusta tu blog!

    ResponderEliminar
  13. Segùn parece es una larga lista de entradas con un mismo personaje. Me engancho y volveré a leer el resto.
    Por el momento me quedo con ésto:
    "¿Qué hace usted a mi lado? Su asiento no es este. ¿Por qué no me contesta? ¡Diga algo maldita sea!
    –¿No recuerda que me prohibió usted dirigirle la palabra? "
    Es que a veces, nosotras, no sabemos lo que queremos y llevamos por la calle de la amargura a màs de uno/a, inclusive a nosotras mismas(sonrîo)

    Agradecerte tu paso por mi blog, y me encantô el tuyo, con lo cual espero que sigamos leyéndonos.
    Un abrazo y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  14. -Ana. Hay momentos en que todo es gota que colma el vaso.

    -Gizela. Esa es mi intención, reclutarte para siempre.

    -Arantza. Ya está en una burbuja que todos quieren explotar.

    -Wara. Pero tú lees muy deprisa, seguro que me adelantas.

    -Sabina Bovary. Por eso siempre tendrás aquí un lugar reservado y tranquilo.

    -Sara. Ya estoy esperando, pasaré lista.

    -Marisol. Pero siempre hay alguien que no lo entiende.

    -Raquel T. Diciéndolo así, serás todo lo que te propongas.

    -Lys. Ella sólo pide infundir un poco de indiferencia.

    -Menda. Nunca es tarde si te interesa, te esperaré.

    -Moonlight. Que la paz sea contigo, espero que aquí puedas relajarte.

    -Evalazarzamora. El resto está impaciente pon tu promesa, no tardes mucho.

    ResponderEliminar
  15. Gracias por tu amable y atenta visita a nuestro blog. Pondremos un enlace al tuyo para que, quienes nos visiten, puedan también conocer tu mágica casa. Un placer amigo, el conocerte en este idílico y encantador mundo, en esta fragua donde las palabras se moldean y se hacen arte y voz en el silencio y esperanza. Un poético saludo, Grupo Brétema de Vigo.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails