Poesías, relatos, cine, música... Un remanso en medio de este apocalipsis (grupo EFDLT)

lunes, 27 de abril de 2009

El último templario



A veces riego las macetas del patio sólo por el placer de disfrutar del olor a tierra mojada —No sé por qué la palabra “sólo” se ha colocado en el centro de la frase prácticamente sola, como implicando cierto grado de frivolidad, desidia, o lujuria—. Es una sensación breve, como la tierra y el agua que mezclo, pero lo suficientemente intensa para elevarme sobre el ruido y el olor de los coches, y adentrarme por un instante en una modesta selva que poseo a las afueras de la humanidad, en otra dimensión, en un refugio anti-personas. Es el único trozo de planeta que sobrevive virgen al hombre. Así que no lo piso. Lo rodeo, lo vigilo, lo sobrevuelo con el celo de una mamá águila. Soy como un Dios protector, el último templario en el reducto final del postrero planeta que habitaremos. Un trance en el que permanezco justo lo que tarda en invadirme el próximo ruido estridente procedente de la calle. Esta vez ha sido un camión frigorífico, que ha aparcado en mi puerta para descargar hielo y bebidas en el mesón. De nuevo los trinos son silenciados por motores transitando sobre el motor aparcado. El olor a hierba es desplazado por el de gasolina quemada. Como plañidera llorando regreso a este velatorio de sentidos. Llaman a la puerta. Eres tú, oportuno salvavidas.

18 comentarios:

  1. jajaja ¡Precioso! y ese final es un encanto.
    Linda lectura para comenzar los ruidos de la semana.
    Un abrazo
    Gizz

    ResponderEliminar
  2. "Modesta selva que poseo a las afueras de la humanidad"
    ¡Qué pasada! me ha encantado, gracias.

    Cariñitos.

    ResponderEliminar
  3. Pues, Antonio, no te diluyas ni te desplaces porque queremos que nos sigas contando historias.

    ResponderEliminar
  4. muy bonito y acertado sobre todo ese comeinzo en que no sabes porque has puesto la palabra solo en el centro de la frase, pero como dice froilan, no te diluyas escuchando el sonido del agua o oliendo el olor de la tierra mojada...

    Lo digo por que si te diluyes o te volatizas a alguna cosa rara sí por el estilo, nos perderemos tu blog.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. El olor a tierra húmeda es uno de mis olores favoritos, entiendo perfectamente lo que tan bien escribes y describes...

    Es un olor que transporta, que relaja...

    Muy bonito post y sentido...

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Los últimos -ya sean templarios o mohicanos- guardan siempre la última nostalgia del recuerdo a punto de perderse.
    Y hay que refugiarse en zonas íntimas de tierra mojada, selvas vírgenes o tribus en extinción.
    Luego vendrá el ruido de lo habitual, de lo que siempre sobrevive.
    Menos mal que a veces el cariño llama a nuestra puesta.

    Espléndida entrada, amigo. Enhorabuena.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Que hermoso el olor a naturaleza , siempre hay que guardar un trozo para regosijo del alma ...Un beso !

    ResponderEliminar
  8. Tú disfrutarías en mi huerto ... allí no se escuhan más que los sonidos del campo ...

    BESOSSS

    ResponderEliminar
  9. Muy atracivo, tu blog. A ver si saco tiempo para leer esa novela tuya por entregas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Precioso, con ese poso de esperanza al final. Que sigan quedando "templarios" en estos malos tiempos y que todavía existamos algunos que disfrutamos con ese olor a tierra mojada y con esa llamada de la persona que nos "salva" de alguna manera de la desesperanza.

    ResponderEliminar
  11. Que nunca nos falte un salva-vidas,en el asfalto,en la tierra o en una flor.Saludos

    ResponderEliminar
  12. Angustiosos los ruidos de la ciudad...

    Sublime el final :D

    ResponderEliminar
  13. Esa es una parcelita a la que muchos intentamos acercarnos, pero como en mi caso tan "sólo" doy una cota visita. Feliz feria de abril.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Sólo una pregunta... ¿Qué hay que hacer para publicar?... Creo que mi poesía, no se parece a cosas que leo. Quizá no busque elementos que gusten, me gustan a mí...
    ¿Qué has hecho tú?

    ResponderEliminar
  15. El final como una lluvia de estrellas ...me ha gustao! da gusto leer ideas y cosas nuevas.
    Gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  16. Me ha encantado tu relato... eres un gran escritor.

    Se me hace que percibo el olor a tierra mojada... qué delicia...

    ResponderEliminar
  17. ¡Hola Antonio! Me ha gustado mucho lo que he leído por aquí, así que vendré a darme mis vueltas. Esta entrada y la de la abeja Maya han sido mis favoritas, de momento; a María tengo que agarrarle el ritmo y con Sevilla, le falta madurez (jeje). Enhorabuena por el libro, y más siendo de poesía, mucha suerte. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails