Poesías, relatos, cine, música... Un remanso en medio de este apocalipsis (grupo EFDLT)

lunes, 6 de abril de 2009

La envidia



Envidio a los creyentes que jamás han dudado de la existencia de Dios. Y a los que están convencidos de que atravesarán por ello las puertas del cielo, a esos, casi los venero.
A los que, cuando aman, no temen que pueda terminar.
A los que piensan que la esperanza nunca puede ser lo primero que se pierde.
A todos los que aseguran que han visto un final de túnel iluminado.
Envidio la vida que renace eternamente. A la inmensa mayoría de criaturas de este planeta que no son conscientes de que van a perecer sin remedio.
Envidio a los que se levantan sin nada que hacer de antemano, e improvisan.
A los que saben que ser un vividor es la meta de vivir.
Pero sobre todo envidio a la abeja Maya, que siempre estaba segura de hacer lo correcto, aunque a veces sólo fuese divertirse al margen de la colmena, que por cierto, es un gran avance.

49 comentarios:

  1. Almas sanas
    que han hechado las dudas
    a la basura.

    Almas sanas
    santas
    sin manchas

    Almas redimidas
    que creen

    ResponderEliminar
  2. Un poco ilusos todos esos, no?
    Dicen que la envidia es sana si está bien encaminada.
    Ese tipo de envidia no me atrae para nada.
    "Los ojos al cielo pero los pies en el suelo"
    Besos

    ResponderEliminar
  3. La envidia que temita , envidiamos cuando estamos insatisfechos con nosostros mismos y nuestros logros , no es tu caso creo , muy bello lo escrito , te dejo un beso indeleble!!

    ResponderEliminar
  4. Me diste en el clavo hermano.
    No envidio a los que creen que ya estan en la cima y lo lograron todo.

    Muy bueno

    ResponderEliminar
  5. La envidia es mu mala, pero si que hay cosas ignas de envisa sana, como algunas de las que emncionas aqui.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. ... envidio a todos aquellos lectores que un día leerán por primera vez aquel libro que me sorprendió y me llevó en volandas hasta su fin. No hay nada que yo pueda hacer para equiparme a ellos...

    ResponderEliminar
  7. Me gusta mucho tu sinceridad.
    Lo demás, te vendrá con el tiempo. Lo verás.
    Enhorabuena por tu libro.
    Un saludo y gracias por tu visita,

    ResponderEliminar
  8. la envidia
    envenena toda savia que quiere vivir
    mas , quien no ha envidiado ?
    para luego negarlo.

    un abrazo de sol

    ResponderEliminar
  9. Yo envidio a la gente que tiene la facilidad de poner en palabras lo que otros no somos capaces de imaginar... y a casi todos los mismos que envidias tú.

    Envidiable texto. Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Más que envidiarlos, a los que nombrás, creo que aún me sorprenden.
    Te felicito por tu libro.
    Cariños

    ResponderEliminar
  11. No creo en la envidia sana, pero todos alguna vez hemos envidiado algo de los demás tienen y nosotros no¡¡;)

    TE DEJO UN BESOO DE LUNESS¡¡¡

    ResponderEliminar
  12. Bueno, lo tuyo es envidia sana por lo que veo. Sí, eso de la esperanza y la ilusión va a rachas como el aire, debemos aprovecharla cuando la sentimos y guardarla en la despensa del corazón para cuando excasee.
    Yo también veía encantada La Abeja Maya ¡qué recuerdos¡
    Bueno, amigo, un beso fuerte desde la lluvia de esta ciudad ya anochecida.

    ResponderEliminar
  13. ¿Y por qué les envidias?...Si quieres ser como ellos puedes intentarlo y si no quieres ser como ellos ¡no sé por qué les envidias!...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Te agradezco tu visita.
    No has de envidiar a nadie, cada uno por perfecto que parezca, tiene sus problemas y quebraderos de cabeza.
    Tu tienes el don y la voluntad para escribir.Has de ser consciente de ello, puedes aportar mucho a través de las letras.
    Intenta visualizar un mundo mejor y escribe sobre ello, irás construyéndolo y te sentirás mejor. No tienes por qué envidiar a nadie..
    Un abrazo y suerte con el libro, poeta..!

    ResponderEliminar
  15. Pedazo de post.
    Yo también los envidio...

    ^Encantada de conocerte^

    ResponderEliminar
  16. Mejor no pensar en la envidia
    Pensar que lo podemos hacer mejor
    Pensar en ser feliz con lo que tenemos-
    Saludo sin envidia

    ResponderEliminar
  17. Muy buenas reflexiones, me gustaría
    ser la abeja Maya.
    Gracias por llegar a mi blog, le di un vistazo al tuyo y me gusta, entraré con más tiempo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Yo envidio a los que siempre están seguros de todo, quizá porque yo nunca estoy segura de nada... después de todo, ¿hay otra cosa absolutamente segura que no sea la muerte?
    Besos felinos.

    ResponderEliminar
  19. yo envidio lo bien que escribes ...saludos:)

    ResponderEliminar
  20. Seguro que si tuvieras que rehabilitarte de algo ( que seguro no es el caso) ya lo habrás conseguido.
    Tienes un blog muy interesante ;-)

    Besos astrales!!

    ResponderEliminar
  21. -Flor. Quien esté libre de dudas que tire...

    -Arantza. No sé si son ilusos, o lo somos nosotros. Pero sea quien sea, tener la seguridad de estar en lo cierto (aunque se equivoquen) debe reportar una tranquilidad que no conozco.

    -Indeleble. Yo estoy insatisfecho de saber la verdad de todo lo que necesito. Un abrazo

    -Estrada. Yo sólo envidio el conocimiento y la fe ciega.

    -Sandra. Es muy mala, pero humana.

    -Almanzurbillah. No creo que les provoque a ellos una sensación mejor que la de volar hacia el fin de los tiempos, y sobrevivir, como a ti.

    -El infalible. Bienvenido al club de las dudas.

    -Marga Fuentes. Cómo echo de menos lo demás...

    -Elisa. A mi no me envenena, sólo me entristece, casi me resigna.

    -Diávolo. Tu comentario a igualado el texto sobradamente, no presumas de envidioso.

    -Isabel. Te sorprenden porque crees que no están en lo cierto. pero que más da que lo estén, lo interesante son las ventajas de creerlo.

    -Mamen. No he dicho que sea sana, me da igual de que tipo sea, pero es, y sólo me hago daño a mí, pero quizá también me ayude a profundizar.

    -Carmen Aliaga. Tienes que enseñarme a guardarla. A mí siempre se me escapa.

    -Impersonem. Los envidio porque creen y sienten incondicionalmente, y mis intentos los cuento por fracasos. Si todo fuese tan fácil como querer ser...

    -Majecarmu. Gracias por desearme suerte, pero necesito más la fe: en Dios, en las personas, en mí, etc...

    -Lunática. ¡Hombre!, otro ser humano que reconoce serlo. Gracias

    -Mardelibertad. No, si yo no hago mal casi nada, pero no logro creer que sirva para algo.

    -Paqui. Puedes entrar para siempre.

    -Panterablanca. En nuestro caso si hay algo más, la inseguridad, ¿o no? No sé, ya veremos...

    -Peggy. Será lo diferente que escribo, porque tú estás al mismo nivel.

    -Aimara. Que creas que esto es interesante es una buena terapia para ir enderezándome. Gracias

    ResponderEliminar
  22. la envidia no me gusta, pero la tuya si por que es sana.

    A mi e pequeño me gustaba mucho la abeja Maya y la verdad, tambien yo la envidio, siempre tan feliz, dando volteretas, bañandose en gotas de rocío....ya me gustaría a mi unas vacaciones así.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  23. Y, ¿no te parece que este espacio viene siendo como "divertirse al margen de la colmena"?, entonces vas bien... A lo mejor estas creyendo, viendo la luz, improvisando y viviendo, y no te has dado cuenta...
    Muy lindo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. jajajajja...me necantó...ajjajjaja

    yo siempre he creído que no hay mayor objetivo que conocer, en mayúsculas, CONOCER absolutamente todo.
    Pero quizá tengas razón, y aún mejor que eso, sea ser feliz.

    Un besito...

    ResponderEliminar
  25. Antonio creo que todos de alguna manera siempre envidiamos algo, poco o mucho. No es bueno pero viene con el ser humano
    Un beso
    Noe

    ResponderEliminar
  26. :O.. precioso texto.. y precioso tu blog! :D
    un beso, me seguirñe pasando por aquá :)

    ResponderEliminar
  27. Me reconozco en algunas de tus envidias (sí soy humana, qué le vamos a hacer), pero nunca había pensado en la abeja maya. Creo que a partir de ahora la tomaré como modelo a la hora de tomar mis decisiones.
    Felicidades por tu libro. Envidia sana, la que tengo. Te deseo todos los éxitos.
    Saludos desde La ventana de los sueños, blog literario.

    ResponderEliminar
  28. Regreso nuevamente para decirte que tienes un pequeño regalo en mi blog, en la parte derecha, arriba, "Blog Mágico". Me encantaría que te lo trajeras para aquí. Felices Pascuas, amigo y un beso fuerte,

    ResponderEliminar
  29. Y no has pensado que alguien puede envidiar como escribes? envidiar es perder tiempo, lo mejor es mirarse más a uno mismo y no tanto a los demás, valorar que tenemos cada uno no querer lo ajeno.

    Escribes bien y no se da gusto estar en tu espacio.

    Si me aceptas.

    Cordialmente.

    Rocío

    ResponderEliminar
  30. je,je,je, sorprendente, hasta un pelín surrealista, diría yo, pero absolutamente "envidiable".
    Un abrazote, Antonio

    ResponderEliminar
  31. -Luis Rocer. Crearemos el club de fans de la abeja Maya.

    -Themys Brito. Más que al margen este es el fin de la colmena. No sé si he acertado mudándome aquí.

    -Juls. Feliz como Maya, por eso es mi ídolo.

    -Pequeños Soles de Noe. Viene de serie, es un ABS que te puede salvar (superándote) o asfixiar.

    -Gotas de lluvia. Eso espero. pasaré lista.

    -Anabel Botella. Esa envidia hará que escribas un best seller. Mi éxito sería que leyeses mi libro.

    -Marga Fuentes. Gracias por el premio, la magia es un don divino.

    -Rocio. Sé todas la connotaciones negativas de la envidia, y siento sentirla, pero así es. Te acepto para la eternidad.

    -Manolo. Un hedonista como tú debería rendir culto a la abeja Maya, deberíamos crear una sociedad secreta para idolatrarla.

    ResponderEliminar
  32. Me encanta lo de la abeja Maya, vaya vida y seguridad que tenía, lo bueno es que eran dibujos y al final todo salía bien, en la vida real no sé...

    ResponderEliminar
  33. Envidiar... desear poseer... si no se convierte es en enfermedad, es la manera de crecer. Siempre buscamos, exploramos.

    Besos desde mi caos total :)

    ResponderEliminar
  34. ya t cometaré q´me parece!
    hacia mucho tiempo que no te visitaba...

    ResponderEliminar
  35. Estoy comensando una nueva etapa de mi vida,vivela junto a mi gracias

    ResponderEliminar
  36. -Carla. En la vida real esperamos nuestra oportunidad desde el fin de los tiempos.

    -Silvia-D. Tu caos nos hará crecer aquí, en el apocalipsis.

    -elgritodeltiempo. Hace mucho tiempo y encima te vas en un segundo, no sé qué hacer contigo, mira que te he intentado inculcar los mejores valores apocalípticos.

    -Victor Rocco. Yo siempre estaré aquí, puedes contar conmigo.

    ResponderEliminar
  37. Hola, aquí estoy, gracias por la invitación. Me daré una vuelta de vez en cuando. Te espero por allá, también, cuando quieras.
    beso,

    ResponderEliminar
  38. Y yo envidio a los que, aun sabiendo que quizás no exista Dios, el amor pueda acabarse, la esperanza pueda perderse, o que van a precer sin remedio, actúan como si no lo supieran. Y se divierten al margen de la colmena ;)

    ResponderEliminar
  39. Yo también envidio a La Abeja Maya y, bajo mi humilde punto de vista, creo en la envidia y "en las personas más o menos sanas".
    Antonio, con horizonte o sin el, volveré a visitar... "El Fin de los Tiempos".

    Besos desde ese lugar en continua mutación que son: "las afueras".

    ResponderEliminar
  40. Un placer conocerte. Espero volver muchas veces.

    ResponderEliminar
  41. No sé si para bien o para mal, pero comparto muchas de tus envidias...
    Bonito blog, pasaré por aquí más a menudo!
    Un beso

    ResponderEliminar
  42. uis yo también envidio mucho a la abeja maya jaja gracias por pasar por mi casa, nos leemos!!

    ResponderEliminar
  43. -Milenius. Que así sea.

    -Ribiaa. ¿Realmente conoces a alguien así? ¿No serás tú? Me encantaría envidiarte.

    -Felipe Sérvulo. No tanto como yo, sería todo un honor.

    -aida. compartamos envidias, compartamos apocalipsis, entra siempre sin llamar.

    -Marisa. Ya sabía yo que eras un espíritu libre igual que Maya.

    ResponderEliminar
  44. Yo también los envidio a todos, absolutamente a todos, quizá debería aprender de algunos y tener una actitud más positiva, no es bueno ser demasiado realista.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  45. Envidia que a veces no es de la sana...

    ResponderEliminar
  46. Interesante rincon el tuyo... La envidia, motor de la humanidad y razón de su extinción.

    ResponderEliminar
  47. La esperanza, en realidad, es lo último que se perdió

    ResponderEliminar
  48. Tu hermoso blog, las palabras que tan maravillosamente enlazas, son para quedarse un rato, para leer con detenimiento.
    Fìjae, que yo si creo, y creo en forma natural, sin esforzarme o sin el lavado de cerebro de ningùna filosofìa , creo, porque lo siento, especialmente, en la vida despuès de a vida, esa es mi creencia mas firme...saludos cordidales.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails