Poesías, relatos, cine, música... Un remanso en medio de este apocalipsis (grupo EFDLT)

jueves, 2 de abril de 2009

La Sevilla de las sombras (II)



Deseaba tanto disfrutar de nuevo de esas noches donde el chapoteo del agua inmortal de la fuente era el hilo musical idóneo para sus relatos. La historia real de la historia, en pequeños detalles y en breves dosis: los entresijos de las cortes, la ineluctable decadencia de los imperios, los influjos de las grandes pasiones, las miserias de las más crueles perfidias. Todo estaba a mi alcance con tan sólo sentarme a su lado, degustaba con asombro cada palabra que oía, cada silencio preñado de memoria y reflexión. Quién puede decir que ha tenido el privilegio de ser testigo de tales palabras, ubicuas; originarias; y eruditas.
Cuando leáis esto habrá pasado el tiempo suficiente para que haya perdido toda su relevancia. Mi tiempo entre los vivos será leve recuerdo entre los que ahora son jóvenes, y estaré quién sabe en qué estado, y en qué lugar del mundo. Todo habrá terminado y no volverán en muchos años. Todo acabará como un relato reciente e imaginado. Y así debe ser.
Yo era uno de sus enlaces, y al igual que ellos, no había nadie en la ciudad en las mismas circunstancias, se podía decir que disponíamos de un pequeño paraíso en exclusiva, un reino anónimo donde ningún semejante podía interferir. Era el lugar elegido en el cual habían de permanecer el tiempo fijado.
Sabía que mis méritos me otorgarían algún día el derecho a formar parte de su casta. Sólo habían de cumplirse dos requisitos simultáneamente:
que quedara libre una vacante, y que fuese durante el tiempo en que morasen en Sevilla. Aquella noche llamé a Jesús para decirle la ilusión que me haría asistir a esa primera velada con sus nuevos inquilinos, él se mostró reacio pero finalmente aceptó dejándose llevar por mi entusiasmo. Tres veces, dos, una, esa era la cadencia clave de golpeo con la aldaba, la puerta de madera se abrió automáticamente y accedí, tímido como siempre, a ese patio cargado de conocimientos y misterios.

10 comentarios:

  1. Ha valido la pena devolverte la visita.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. A mi tambien me dan ganas de entrar a ese patio cargado de conocimiento y misterio.

    Invita esta historia.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Todo lo que suena a antaño me gusta, por todos los misterios que pueda encerrar¡¡¡;)

    BESOOSSS¡¡

    ResponderEliminar
  4. ¿Se pueden regalar aplausos?
    Kilo y medio, por lo menos..
    Amenazo con volver

    ResponderEliminar
  5. Hermoso cuento amigo ...Ese patio esta dentro de uno mismo...Gracias por tu visita a mi rincón ya te enlazo t te sigo ...Besos desde el otro lado del charco !

    ResponderEliminar
  6. Y es que algunas sombras son como la puerta que abre los espacios sin tiempo.
    Sombras enmarcadas en entornos adecuados, afines, que forman un espacio de lujo donde recrearse y dejarse llevar por la situación.

    Saludos Antonio.

    ResponderEliminar
  7. Conociendo un poco de tu talento amigo.. gracias por la oportunidad.. un abrazo desde Venezuela

    ResponderEliminar
  8. que tal..
    pasaba a saludarte
    te dejo un fuerte abrazo..

    ResponderEliminar
  9. -luis Antonio. Gracias, siempre serás bienvenido.

    -Cecy. pronto te invitaré a recorrerlo.

    -Mamen. Entonce estás en lugar idóneo.

    -Lola. No sería una amenaza, más bien un placer.

    -Indeleble. Es un honor para mí que me enlaces, esta es tu casa.

    -María Varu. Dejémonos llevar, pues.

    -Nelson Diaz. espero no te haya decpcionado.

    -Manolo. Cuando me salgo, entro en tu blog.

    -Allek. Siempre es un placer recibir un caluroso abrazo, y devolverlo.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails